Blogia
regalado.blogia.com

La crisis económica mundial y Cuba

La crisis económica mundial y Cuba

 

En Cuba profunda Ariel Terrero, periodista de la revista Bohemia especializado en temas económicos, hace un amplio análisis acerca de todos los avatares recorridos por el proyecto socialista cubano hasta llegar a las millonarias inversiones realizadas en los años 80 en laboratorios de biotecnología y plantas productoras de fármacos.

Después de 2005 la exportación de servicios médicos ocupó lugares cimeros en el aporte de divisas y comenzaron a verse frutos en lo que los expertos llaman “economía del conocimiento”.

Pero llegó el 2008 y con él la crisis económica y financiera mundial, desatada primero en Estados Unidos, pero que ha arrastrado al mundo.

   Respecto al tema en CUBA. El Economista de Cuba ONLINE Osvaldo 

  Martínez, Director del Centro de Investigaciones de la Economía

  Mundial. Diputado de la Asamblea Nacional de Cuba, afirma que la

  crisis económica global no es una crisis de la economía cubana, pero

  la nación caribeña no puede evitar el impacto de ella, debido a los

  caprichos del mercado mundial financiero y comercial.

  De todas partes del mundo llegan las malas noticias que la comparan

  con la de 1929.

 

 

-         Ruina

-         Desempleo a nivel global

 

   

Según el experto, el descenso del precio del níquel -nuestra principal exportación de bienes- es el efecto más significativo.

Este descenso de precios se debe a la influencia de la crisis global sobre la economía real de los países industrializados, en especial la disminución de la demanda de producciones industriales que utilizan el níquel como componente.

La misma caída de la demanda podría ocurrir con el tabaco, el ron, productos de la pesca, incluso el turismo, debido a la casi predecible tendencia a disminuir gastos familiares en el mundo.

La caída del precio del petróleo es un factor desfavorable para la República Bolivariana de Venezuela, importante aliado estratégico de nuestro país, refiere la propia fuente en el citado artículo.

Tiende esta coyuntura a provocar también contracción del crédito en las relaciones económicas internacionales y manifestación de políticas proteccionistas que levantan barreras para el ingreso a mercados de productos de exportación.

“Tales tendencias forman parte de la lógica destructiva de una gran crisis capitalista y no puede desconocerse su posible intensificación”, subraya el especialista.

 

  En Cuba, economía se puede leer qué rumbos toma la nación ante

  tales embates. 

  El ahorro es una medida necesaria que ya comienza a tomar forma en

  medidas concretas al interior de la isla en la reducción del tiempo de 

  encendido de los aires acondicionados en las oficinas, lo cual se ha

  aplicado hasta en naciones desarrolladas como Japón, según hemos  

  leído recientemente.

  En cuanto a la producción de alimentos, la agricultura urbana, fomenta

  cultivos semiprotegidos

  para evitar la acción desmedida de los rayos solares. Es éste un asunto de

  permanente interés  y seguimiento a sabiendas de lo útil que resultan

  los cultivos de ciclo corto (tres meses), en lo que el país invirtió todos

  sus esfuerzos sobre todo después del paso de los huracanes, aunque

  continúan los criterios de la población relacionados con el precio de

  algunos de esos productos.

  A cinco decenios de bloqueo y la pérdida de 10 000 millones de

  dólares como consecuencia del paso de tres huracanes por el territorio

  nacional, se agrega ahora la crisis capitalista mundial.

  “Bueno, nada, si tengo que sembrar un pedazo de arroz en algún

  lugar lo haré, dijo un vecino con un periódico en la mano. Ya lo hice

  en 1993, aunque espero que las cosas no se pongan como entonces”.

  De todo esto se habla en Cuba hoy junto a otro tema que roba la

  atención de los isleños, siempre tan apasionados, también en

  cuestiones de deportes; se trata de la pelota, que ya tiene encendidas

  conversaciones.

  Los más dados al vivir austero, los poetas, levantan su atalaya contra

  los tiempos duros, la de la espiritualidad que navega en tertulias y

  versos que sacan fuera las sombras interiores.   

  El país no se construye con versos, pensarán algunos, es cierto, pero

  no se puede negar que la autoestima de un pueblo pobre, pero

  orgulloso, se ha levantado siempre desde los versos, no como un

  rincón para el llanto, también como melodía que recuerda el ¡no te

  rindas¡. 

 

 

  Más sobre agricultura urbana en:

 

 

 

 

  Cuba en Noticias (Economía) - El secreto de la Agricultura Urbana

 

 

 

 

 

 

  

  

 

 

 

  

  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres