Blogia
regalado.blogia.com

La Historia Me Absolverá fue impresa en San Juan y Martínez

La Historia Me Absolverá fue impresa en San Juan y Martínez

En San Juan y Martínez, Pinar del Río, se reprodujo en la imprenta Nenito Gener una de las primeras versiones de La Historia Me Absolverá, el histórico documento defensa escrito por Fidel contra sus captores y en el cual se plasman las aspiraciones de los jóvenes revolucionarios para terminar con el panorama desolador de insalubridad que se vivía en el campo cubano.

 

Ángel Eros Sánchez, asaltante al Palacio Presidencial, acusado en el juicio a los moncadistas, presidente de la Juventud Ortodoxa en Guanajay y designado para traer a San Juan y Martínez la copia hecha a máquina de La historia me absolverá relató en su casa del Vedado hace poco más de dos años el testimonio al periodista vueltabajero Francisco Valdés Alonso.

 

Guanajay, el pueblo natal de Ángel, perteneció a la provincia de Pinar del Río, en la cual tuvo la responsabilidad de organizar el INDER(Instituto Nacional de Deportes) en los primeros años de la Revolución.

 

“Varios años después del triunfo de la Revolución, Celia Sánchez me manda a buscar junto a otro compañero, que no recuerdo su nombre, para determinar cuál de los dos documentos de La historia me absolverá había sido el primero en imprimirse.
“Nos enseñó ambos, y en uno de ellos aparecía la foto de Fidel. Me preguntó y le dije que el de la foto no era el nuestro. Entonces quedó definida la primacía de ese, con respecto al que trajimos de San Juan y Martínez”, relató el testimoniante.

“ Luego de los hechos del Moncada, Fidel desde la cárcel orienta a Melba y Haydée imprimir el contenido de su defensa en el juicio, pues en él estaba la guía de acción revolucionaria a seguir en las próximas etapas y que debía ser del conocimiento de todos los revolucionarios y del pueblo en general.

“Yo había conocido a estas luchadoras en la cárcel de Boniato y cuando fueron liberadas seguimos participando juntos en acciones revolucionarias. En varias ocasiones me brindé para imprimir en Guanajay cualquier panfleto o propaganda. En la impresora local trabajaba un compañero dispuesto a realizarlas.

“Sin embargo, cuando Melba me trajo la copia mecanografiada de La historia me absolverá, me di cuenta que por su magnitud no era posible hacerla en mi pueblo. Le dije que tenía a un amigo dueño de una imprenta en San Juan y Martínez, que sí podía resolver la situación.

“Aceptó y viajamos Pedro Luis Esperón (caído en el asalto al Palacio Presidencial) y yo hasta ese territorio para hablar con Gener. Éste, además de ser miembro del Partido Ortodoxo, en su periódico criticaba fuertemente los desmanes de Batista. No tuvo inconvenientes a pesar de lo peligroso de la tarea.

“En un segundo viaje le llevamos las cuartillas. Nenito compró letras diferentes a las que normalmente usaba, pues si la policía detectaba el documento, podría saber dónde se hizo.

“Estamos hablando de julio de 1954. Si mi memoria no me falla mandamos a recoger a San Juan y Martínez las más de 1 000 impresiones con un médico veterinario de Guanajay, que tenía un jeep.

“Al cementerio de Colón acuden 70 u 80 personas, entre los cuales estamos Pedro Esperón, Heriberto Valdés y yo por Guanajay. Habíamos venido en la máquina de un compañero apodado El Cubano, con los paquetes de la edición de La historia me absolverá. Melba y Haydée promueven aquel acto en la tumba de Rubén Batista, para desafiar al tirano en el primer aniversario del asalto al cuartel Moncada.

“En la medida en que fuimos acercándonos al lugar la policía fue cerrando el cerco en torno a nosotros y cuando Omar Borges se subió encima de un murito o de unos ladrillos y comenzó la arenga, comenzaron los disparos al aire y los golpes de toletes por todas partes.

“Melba, Rosita Mier, una compañera de Guanajay que también había venido, y yo, nos resguardamos tras un monumento funerario, antes de retirarnos, mientras Haydée y Esperón desafiaban la brutalidad de la policía. Al ser dispersados a la fuerza no pudimos cumplir el objetivo de repartir el importante documento en el cementerio, pero luego de salir pudimos entregárselo al abogado Aramís Tabeada, para que se lo hiciera llegar a Melba.

“Fíjate como estuvo aquello que ´El Cubano´ entró con el carro y en medio del tiroteo lo dejó adentro y después, como a las dos horas fue que lo pudo recuperar, imagínate, con La historia me absolverá en su interior”.

RAÚL GÓMEZ GARCÍA. EL POETA DEL MONCADA

El rostro imberbe y la mirada limpia hablan del alma de aquel joven poeta.

Sin embargo, las últimas palabras que escribió no definen ningún concepto y dicen muchos que tampoco es poesía:

 Caí preso, tu hijo.

Si se desnudan la síntesis, el dolor escondido, el punzante recuerdo de la madre, quién podría negar que en esa prosa hay poesía. Son balas sus palabras. Sus convicciones son viscerales.

Fue un milagro que Virginia García, la madre, recibiera el mensaje del hijo, una prueba irrefutable de los asesinatos que siguieron al asalto al Cuartel Moncada.

Herido en combate, Raúl Gómez García intentó  auxiliar a un militar también herido. La respuesta fue el apresamiento y la tortura hasta la muerte. ¡Bárbaros.

Este 24 de julio  en el espacio Sábado del Libro del Palacio del Segundo Cabo, de La Habana Vieja, se presentó una nueva edición, de la Editorial José Martí, de  un libro que  reúne la obra en verso y en prosa del heroico luchador, un apasionado que lo demostró con el predominio mayoritario de versos dedicados al amor.

 

Imagen: Raúl Gómez García, poeta del Moncada  

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres