Blogia
regalado.blogia.com

De compras en La Habana

De compras en La Habana

 

Hablar de compras en medio de una crisis económica podría parecer hueca tontería en mente desinformada. Nada más lejos de la realidad si se tiene en cuenta que cada vez hay que hacer más operaciones  matemáticas, aunque ellas le pisen la huella al refrán “lo barato sale caro”.

Pero la necesidad de buscar lo más útil y económico es una práctica seguida por muchos en el día a día, sobre todo por quienes llegan a la capital de la nación por variados motivos, bien sea a una reunión profesional o a la atención de los afectos y aprovechan para encontrar tras las vidrieras mercancías deficitarias o más caras en sus lugares de origen.

Uno de esos sitios ineludibles es el famoso centro comercial de Carlos III por combinar en su moderna instalación desde lo más barato en el “todo por un cuc” – área muy solicitada por los sectores más populares y de menos ingresos- hasta  exquisitos objetos y prendas de vestir del tipo Boutique, destinados a las personas de mayor solvencia.

Aunque lleves poco dinero el recorrido se hace agradable pues en numerosos departamentos el arte se combina con lo comercial y si a ello se une que puedes encontrarte una billetera por el valor de 60 centavos de cuc y diversas mercancías por un solo cuc, como el champú, que resulta mucho más caro en Pinar del Río, pues has dado con una ganga, como se dice en el argot popular.

Pero el centro comercial de Carlos Tercero no es el único visitado por habaneros y  población itinerante llegada de otras provincias, que generalmente se sorprende ante el mayor flujo de ómnibus. Recordamos aún el mensaje de saludo de una colega que trabaja en el periódico Tribuna de La Habana: “Pinar del Río es bonito; pero hay muy pocos ómnibus”.

Otras tiendas en moneda nacional ubicadas en las cercanías de la Facultad de Lenguas Extranjeras, en los alrededores del Combinado Poligráfico, también tienen el gancho de atraer clientes llegados de otras provincias, pues se caracterizan por un variado surtido que abarca todas las gamas, ferretería, textiles, perfumería, incluidos los jabones de siete pesos desaparecidos desde hace casi dos meses de la red popular pinareña y cuyos similares solo se encuentran en las tiendas recaudadoras de divisas, de las cuales también están perdidos los de 25 centavos de cuc, la opción más barata.

La crisis económica mundial toca a la puerta de los cubanos como lo hace en todas las geografías, aunque  con la salud y la educación como salvaguardas.

Leíamos ayer que el tratamiento de un paciente en estado crítico aquejado por el AH1N1 podía llegar en un día a los 6 000 dólares, lo cual no ha sido escatimado por el Estado.

 

 

Foto: Centro comercial de Carlos III. Imagen tomada del blog de Jacobo Pazblog

  

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres