Blogia
regalado.blogia.com

El ocio, el ají cachucha y la expedición por el Amazonas

El ocio, el ají cachucha y la expedición por el Amazonas

 

El ocio divorciado de relojes tiene la sabrosura de lo pequeño, de lo íntimo.

Le va en su buen tono el picante del ají cachucha que crece en El Caribe y baila en la punta de la lengua con el sabor de los frijoles.

Dicen las expertas cocineras que no debe faltarles el ajo. Que nos perdonen ellas porque siete u ocho de esos ajíes, con semilla y todo pueden aportarle al plato el picante preciso, el que no molesta por tener la dosis exacta, esa a la que debe agregársele media cucharada de azúcar negra, a la usanza de las abuelas, aceite y sal, desde luego.

Por estos días se multiplican los huertos y parcelas en todas partes. Hasta en los pequeños espacios cercanos a los edificios la gente planta orégano cimarrón, también para la cocina y la tos.

Y en ese empeño de horticultura se toman en cuenta los criterios de los abuelos, esos que en otros años, allá por los 90, dieron vida con sus manos a los jardines de plantas medicinales.

Plantar deja en paz la conciencia, pues los humanos son los mayores depredadores de la naturaleza. De sus animales toman la piel para caros abrigos que les harán ascender en la escala social y en los almacenes de objetos.

Varias agradables noticias escuchamos en este fin y comienzo de año.

Una de ellas tiene que ver con nuestra ciudad, Pinar del Río, y aunque estamos a 200 kilómetros de ella, fue la primera sorpresa que escuchamos esta mañana: 12 ómnibus youtong fueron asignados a la capital de la provincia más occidental, con lo cual se mitigarán sus problemas con el transporte público.

La otra noticia es de alcance nacional: Cuba desarrollará del 19 al 21 de enero el Simposio Internacional Cultura, Ciencia y Naturaleza, que tendrá entre sus temas la crisis ecológica y la educación ambiental.

Buena oferta de debates para iniciar el 2 010, año en el que los asuntos relacionados con la naturaleza cobrarán aún más preponderancia después del fiasco de Copenhague.

La vida y obra del científico Antonio Núñez Jiménez, quien dedicó parte de su vida a la espeleología en las cuevas de Pinar del Río, sobre todo en la Gran Caverna de Santo Tomás (46 kilómetros) , en Viñales, la mayor de las Grandes Cavernas de Cuba , ocupará un lugar destacado en el evento, al cual asistirán participantes en la expedición En canoa del Amazonas al Caribe, que dirigió el científico cubano y que permitió que el mundo volviera la mirada a pueblos originarios que nacieron en ese gran pulmón verde.

Fiallo, es el apellido de un investigador pinareño, nacido en Candelaria, participante en dicha expedición realizada entre febrero de 1987 y junio de 1988, cuyos detalles pueden apreciarse en la Red Cubana de la Ciencia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres