Blogia
regalado.blogia.com

Jóvenes de bien

Jóvenes de bien

 

 

La frase la juventud está perdida, suele emplearse con frecuencia, quizás por la intención de pedirles a los jóvenes que piensen idénticamente igual a las otra generaciones, olvidando que cada una de ellas se parece a su tiempo.

Por suerte abundan los ejemplos que contradicen esa afirmación y son esos los que deben erigirse en continuidad y guía.

CUANDO LA SONRISA ES LA ANTESALA EN UN SERVICIO

Estaban en el horario de guardia optometrista en el policlínico Pedro Borrás.

Al tocar a su puerta lo primero que recibieron los pacientes fue la sonrisa de los dos jóvenes, sumamente atentos y respetuosos:

"Siéntese, ¿viene a medirse la vista"?, preguntó Liosbel Ferragut Rodríguez, con la profesionalidad de un veterano de 40 años.

Su conducta, su comportamiento impresionaron a las dos mujeres que iniciaron con él una desenfadada conversación.

¿Cuál es el libro por el que te guías con las personas que atiendes aquí?, le preguntamos.
Y relató como en el policlínico concreta en la práctica aquello que le enseñan en su segundo año de la licenciatura en el politécnico de la salud Simón Bolívar, del cual nombra con especial énfasis a su profesora María y también a Aurora, una técnica optometrista ya jubilada que vive en su propio edificio en el reparto Hermanos Cruz, y quien siempre le hablaba de atender con gentileza y ética a las personas que iban a la consulta para que se sintieran confiadas.

"También ella me aconsejó que si no se le podía resolver un problema específico, que al menos salieran complacidas con el trato recibido. Todo el que va a una consulta es porque tiene un problema y eso siempre hay que tenerlo en cuenta", puntualiza Liosbel.

Recuerda que el bichito de la curiosidad por esta profesión le llegó con su amigo Alexei Porras Pita, quien se encuentra en Venezuela y le enseñó poco a poco el abc que después lo motivó a continuar estos estudios, a los cuales accedió por la Orden 18 cuando se encontraba en el Servicio Militar.

Realizó tres exámenes, Biología e Historia entre ellos, y reconoce que tuvo que quemarse las pestañas pues al estar dos años en el Servicio se desvinculó de los libros; pero la perseverancia le permitió el triunfo.

La huella de su familia forjada en el trabajo y la responsabilidad también, le abrió el camino. Su mamá, María de los Ángeles Rodríguez Padrón es supervisora de enfermería en los consultorios, una función que reclama mucha exigencia ante cada detalle que no funcione bien.

Los profesores y los amigos califican a Liosbel de tímido y respetuoso. Su novia, Maylín Monduy, es economista en el Banco Provincial de Sangre. La cataloga como inteligente y buena. "Me quiere", dice mientras sonríe su rostro de niño grande.

Quienes le conocen dicen que es un muchacho tranquilo, al que le gusta estudiar y el juego de dominó. No toma ni fuma y la jefa de su área de trabajo lo describe como serio y
trabajador.

LO QUE APRENDIÓ EN BARRIO ADENTRO

El compañero de guardia de Liosbel es otro joven tan profesional como él y con muchas más responsabilidades; ya mantiene una familia.

Yusvanky Monterrey, de 26 años, considera que la Misión Barrio Adentro, en Venezuela, fue toda una escuela para él.

Desde mayo de 2004 y hasta agosto de 2008 trabajó en la medición de la vista a los venezolanos.

"Fue muy duro -recuerda-, me fui con 20 años. Aprendí a valerme solo, no tenía a mi familia para que me ayudara. Fue una gran escuela de crecimiento humano y personal. La misión recién comenzaba y no había mucha experiencia en ella, poco a poco se organizó el sistema de trabajo. Yo fui al área de corte y monta de espejuelos. Me gustaba ver la alegría de la gente cuando se los colocaban".

En la casa en la que se alojaban no tenía muchas condiciones. Los vecinos les llevaban el almuerzo y la comida. Paulatinamente aprendieron a desenvolverse en la cocina.

A primera hora el huevo se le rompía, después dejó atrás la sentencia de que ni un huevo sabe freír y se adentró en otros platos más complejos.

Pero su aprendizaje no se quedó sólo a nivel de recetas culinarias, sino que fue más profundo. Todo lo comparaba con Cuba, la nación en la que su familia y los amigos le esperaban. Sintió con toda intensidad eso que los catedráticos definen como identidad y que él nombraría como un nudo en la garganta cuando escuchaba el Himno y veía la Bandera ondear airosa en las competencias deportivas.

¿Qué es para ti Venezuela?
"Nunca olvido la Misión Milagro. Las caminatas por los barrios de los más pobres donde me sentí útil al poder ayudar a otros", precisa.

Ahora piensa en el futuro de su hijo Taylor Darío, de cinco años, en tratar de encaminarlo y hacerlo un hombre de bien.

Habla del Che y también a él como a Liosbel le gustaría ir a la Higuera donde las balas le dispararon sin misericordia, como lo ilustró Roque Dalton en su poema El credo del Che: ".... Luego lo hicieron cargar su cruz encima de su asma y lo crucificaron con ráfagas de M-2"...

Sigue siendo el Che para los jóvenes de hoy mucho más que un ícono.

Tomado de:

http://www.guerrillero.cu/index.php?option=com_content&view=article&id=3640:la-juventud-no-esta-perdida&catid=40:variados&Itemid=60

 

Imagen: Liusbel y Yusvanky sienten la satisfacción de ser jóvenes de bien

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Alejandro -

Es un ejemplo de jóvenes cubanos recomiendo visitar el sitio http://lajovencuba.wordpress.com donde los jóvenes tenemos un buen debate sobre la revolución
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres