Blogia
regalado.blogia.com

En puyas y también a caballo

En puyas y también a caballo

 

 

Tiene uñas postizas que le costaron cuatro dólares y nadie sabe cómo se las arregla para ordeñar sus chivas y no dañarles la ubre, es un secreto que solo ella sabe.

Idania Obregón Cordero, de 22 años, nos recibe con botas de goma en la vega de su padre, Fidel Obregón Hernández, en El Naranjal, a unos tres kilómetros de Isabel Rubio, por un camino que se inunda cuando llueve.

Pero la muchacha se las arregla para mantenerse femenina. ¨No me puedo dejar caer porque mi esposo es instructor de arte y trabaja en el pueblo¨, dice mientras sonríe.

¨Yo me las arreglo para disfrazarme cuando voy a pasear. Tengo mi yegua Marbella; la dejo en Isabel Rubio, en casa de mi abuela y allí me pongo mis puyas y mi ropa de salir. De ahí vamos mi esposo y yo a bailar a la discoteca de Guane, cinco pesos la entrada; otras veces asistimos a las galas que él prepara con los niños y en lo que yo también le he ayudado, porque soy joven y me gusta divertirme¨.

Esta muchacha le sabe de todo al campo. A nuestra llegada cocinaba en un fogón de carbón – que hace su propia familia- para unos 15 trabajadores que laboran en la vega de dos caballerías con su padre, productor de la CCS José Martí y quien aporta más de 100 litros de leche diariamente.

Idania tiene una casita en medio del potrero, con varios perros, para cuidar del ganado en las noches, una especie de ranchito para pernoctar. Le sabe el nombre a cada vaca. ¿De lo contrario, cómo puedes llamarlas?, nos pregunta.

Hijo de gato caza ratón. En medio de la conversación le avisan que un chivito tiene gusanos  en el ombligo y debe curárselo. ¨Quien provenga de una familia campesina y no sepa hacer estas cosas es porque no le enseñaron a amar lo suyo. Me encantan los animales,  por eso pienso en un futuro estudiar Veterinaria para poder ayudar más a mi familia¨.

Arraigada a lo suyo porque lo aprendió en su casa, ella no le vuelve la espalda a la superación. Los martes y jueves de 5.15 pm a 8.15 pm cursa el tercer semestre en la escuela de superación. Ahí terminará su duodécimo grado y podrá hacer las pruebas de ingreso para acceder a la Universidad.

Su esposo la espera en la Facultad para acompañarla de Guane hasta la casa.

Es miembro del Comité municipal de la UJC y secretaria del comité de base de la citada CCS, que tiene 16 militantes, 11 de ellos de la propia entidad, quienes se reúnen en la sala de video.

Sabe arrastrar con el ejemplo. Sus reuniones abordan aquello que es necesario: la cosecha de tabaco; la contratación con el Estado. Hasta visitan a los campesinos para que se ocupen de sembrar kingrass como alimento animal, y por las noches apoyan la vigilancia de la CCS con parejas de jóvenes que protegen lo producido.

Su padre, también tiene liderazgo en la entidad, es el secretario del núcleo del Partido. Su modo de pensar ha influido en sus hijos, otro de ellos tiene su propia siembra.

¨Hay campesinos que cogen la tierra – afirma- y enseguida quieren de todo y se dedican nada más al poquito de tabaco que les toca sembrar, y yo me dije, si tengo tierra tengo que tener vacas. Dupliqué mi contrato de leche con el Estado, lo mismo hice con los frijoles. El año pasado aporté 48 quintales, tengo entendido que Guane sobrecumplió.

¨Mire -nos dice quitándose el sombrero-. Este guajiro tendrá la posibilidad de comprar un carro en enero gracias al Estado, por los resultados en el trabajo. ¿Usted se imagina, yo en un carro que hasta ahora he tenido una araña y varios caballos ?¨.

 

DE TODO PARA EL QUE SE ESFUERCE

El juego de muebles de la casa dice Idania que costó 4 000 pesos  cubanos y 380 pintarlo. ¨Si trabajas y te esfuerzas no tienes motivos para tener la casa abandonada, sin un jardín. No tenemos corriente aún, pero poseemos  un televisor en blanco y negro que trabaja por batería, también  poseo mi grabadora.

¨No me molesta trabajar, veo el resultado. En el punto de venta hay de todo para laborar la tierra: limas, machetes, manguera, guataca, botas,

guantes, pico; pero eso no cae del cielo, debes esforzarte. Entre todos aquí hicimos seis pozos de agua en la vega y tenemos nuestro propio semillero de posturas de tabaco.

¨Creo en la unidad. El Cuyaguateje inunda la zona. Había solo una palma para pasar por ella y entre todos se colocó un puente militar que ahora facilita el acceso. La CCS, que siembra 68,4 hectáreas de tabaco, aportó

37 000 litros de leche y sobrecumplió su contrato con el Estado. De todo esto hablo con  mis jóvenes y visitamos a los desvinculados para que se animen a seguirnos.

¨Las vacas de la vega tienen un microordeño que hicimos nosotros mismos, con su techo y  sus terneros vacunados, aspectos que te exigen los compañeros de higiene a la hora de entregar la leche.

¨ Tengo varios perros que me sirven para coger una gallina, pastorear el ganado, sin ellos sería muy difícil el trabajo. Aquí se produce de todo, hasta tomate. Ahora mi padre, que no se para, tiene más de 30 cerdos, quiere tener también contrato de carne de cerdo con el Estado para el próximo año y ahí estaré yo junto a él¨.

Esta muchacha campesina saca tiempo también para arreglar su cabello con una peluquera en Isabel Rubio. No quiere descuidar ningún  detalle de su personalidad.

La sociedad cambia y el campo también. El país crea condiciones para que muchachas como Idania no sean un caso atípico.

 

Foto: Daniel Mitjans

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres