Blogia
regalado.blogia.com

SOLIDARIDAD CON CUBA DESPUÉS DE GUSTAV

SOLIDARIDAD CON CUBA DESPUÉS DE GUSTAV

A quienes han escrito correos preocupados por mí y por mi familia les doy las gracias. El huracán no nos causó grandes estragos, solo la falta de agua, un poco más acentuada ahora después de varias roturas en una de las viejas conductoras de agua de la ciudad de Pinar del Río; pero ello no es nada comparado con el desastre en el que quedaron otros pueblos de mi provincia; pero como indican los fragmentos que incluimos a continuación, la gente batalla por su subsistencia, además de que llega ayuda desde otras provincias  para levantar el tendido eléctrico y telefónico.

También arriba material para cubiertas de  techo.

Este reporte fue hace varios días desde Los Palacios:

 

EN LOS PALACIOS: PINAR DEL RÌO

La bodega La Siempre Viva exhibe su nombre como un símbolo en medio de tantos quebrantos. El administrador, Gustavo Chirino, coloca unos paños en lo que fuera el techo para domar en algo los intensos rayos del sol, que caen a pleno mediodía sobre las personas que hacen la cola para adquirir la canasta básica y un poco de queroseno.

Ya se decidió entregar la cuota completa en todos los municipios pinareños afectados, y una adicional a las familias damnificadas. También se lucha por reactivar la gastronomía popular, se garantiza leche y pan, y poco a poco algunas unidades empiezan a vender comidas elaboradas.

Igualmente, se están entregando varios litros de combustible doméstico. El queroseno y los fogones pike, que algunos desarmaron y creyeron que pasarían al olvido, son hoy los dioses del hogar.

Lina Carrillo Pedroso, de 71 años, carga con su combustible doméstico mostrando la ligereza de una mujer mucho más joven. En medio de tanto dolor, pues Gustav le llevó el techo y las persianas, se le adivina esperanzada.

Durante estos días se las han ingeniado en su núcleo familiar de cuatro personas para cocinar con un poco de carbón que ella tenía guardado. «Menos mal que nos dieron estos 11 litros de luz brillante y que teníamos un fogón pike del cual no nos desprendimos».

Junto a Lina espera el preciado combustible Adelina Piñero López, quien también compra en La Siempre Viva, pero su casa está en un sitio más apartado, en La Majagua, a unos cuatro kilómetros del pueblo de Los Palacios.

Como toda una amazona llevaba su sombrero y dirigía el rumbo del carro tirado por el caballo, ese que tantos problemas le ha resuelto a la familia y hasta el cual cargó un abultado saco con azúcar.

«Estoy acostumbrada a trabajar; he acarreado hasta leche en tiempos anteriores. El temporal arrancó mi casa y la llevó a gran distancia. Mi esposo, mi hija de nueve años y yo nos quedamos sin nada. Él es campesino. Ahora vivimos en un varentierra que quedó en el patio. Pero estamos vivos... eso es lo principal».

Vulnerables, pero solidarios

En cada familia Gustav ha dejado una historia de desgarramiento, de proyectos y empeños rotos que ahora deben volver a levantarse.

Nancy Gómez Monterrey y su esposo Guillermo Álvarez tenían casi terminada su casa. Solo les faltaba el nuevo piso. El meteoro les echó a perder 30 sacos de cemento y se llevó el techo de asbesto-cemento que solo tenía un año y medio.

Ya les dieron algunas planchas nuevas, que enseguida colocaron sobre el único colchón que les queda, para que no se eche a perder si vuelve a llover. ¿La ropa? Cogiendo sol en los muros del portal antes que el moho se ensañe con ella.

¿Cómo se las arregla la gente después de un impacto que no imaginaban tuviera tal magnitud?

En general predominan los más vulnerables y solidarios, como Juana Pérez Lazo, jefa de un núcleo familiar que no tiene a ningún hombre, solo tres mujeres y un niño de 13 años con problemas renales.

«El Estado —dice— me pasa una pensión de 190 pesos por la enfermedad de mi hijito. Me regalaron un Panda y un colchón. Ahora casi no tengo nada, excepto el colchón del niño y el televisor, que llevamos para la casa de un vecino».

Y es que abunda la solidaridad entre vecinos, familiares, amigos y hasta simples conocidos. En Los Palacios, por ejemplo, se contabilizan más de 10 000 viviendas afectadas y unos 5 000 colchones echados a perder, todas cifras apenas preliminares.

No obstante, aunque mucha gente duerme casi a la intemperie, 421 familias viven ahora «temporalmente» agregadas con alguien que le muestra así su deseo de auxiliar; incluso no faltan los que se han unido para cocinar, poniendo este la vianda, aquel el aceite y el otro un pollo que sobrevivió al huracán.

Paradójicos afectos

Pinar del Río ha ganado triste fama, ahora no ya por sus increíbles paisajes, sino por ser una zona castigada por huracanes.

En medio de los cataclismos de la Naturaleza, los seres humanos se acompañan de múltiples maneras. La gente se aferra a sus afectos, y gracias a estos se sobreponen a los rigores provocados por los vientos infernales.

En lo que queda de la pequeña casita de Bárbara Martínez Rubiera, un televisor Haier permanecía cogiendo sol con todos sus componentes al aire libre, quizá con la vana esperanza de hacerlo funcionar cuando llegue la electricidad.

«No nos dio tiempo a cargar con él. En medio de la ventolera, Currito, mi esposo y yo corrimos para la casa de placa que está aquí al frente. El televisor es muy importante, pero yo no iba a dejar a Currito detrás. Mi perrito es uno más del núcleo familiar».

Desde Los Palacios hasta Bahía Honda, en Candelaria, Viñales, San Cristóbal, Consolación del Sur, La Palma, en todo Pinar del Río, historias como la de Bárbara se repiten, y no faltan incluso los que como Nicolás, con 75 años, por poco mete al caballo que tira de su carretón en el cuarto, «pa’que el ciclón ese no me matara al animal».

El reportaje completo con numerosas imágenes de Roberto Meriño en:

http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2008-09-03/la-herencia-de-gustav/

 

AYUDA PARA CUBA

En una entrada anterior en este blog nos dejaron un comentario preguntando si los particulares podían hacer donaciones a Cuba. Agrego el link con el Instituto Cubano de Amistad con los pueblos (ICAP), quizás dirigiéndose allí encuentren más información.

http://www.icap.cu/

 

Los artistas cubanos han comenzado una campaña para ayudar a los damnificados, lo acabo de leer en el blog: http://peglez.blogspot.com/2008/09/todos-los-miembros-de-la-unin-de.html 

Foto: En la foto de Roberto Meriño aparece Adelina Piñero, comprando alimentos en la bodega La Siempre Viva, en Los Palacios, a unos 57 kilómetros de la capital provincial de Pinar del Río.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres