Blogia
regalado.blogia.com

BARAGAÑO:“UN ESPÍRITU AMOROSO Y DESAMPARADO”

BARAGAÑO:“UN ESPÍRITU AMOROSO Y DESAMPARADO”

Es la vida un fluir oculto de espacios, paisajes y entornos comunes. Pedro Junco, un mito pinareño encontró la muerte cuando solo tenía 23 años.

Un escritor, también de Vueltabajo,  surrealista y con fama de bohemio polémico y ácido: José A. Baragaño (1932-1962): un poeta revolucionario, sólo vivió 29 años.

Su imagen de problemático la ganó por su hiriente franqueza, la que, a los ojos de quienes le conocieron, eran solo los espinos para cubrir su alma blanda. Como si temiera que su “corazón de paloma” fuera aguijoneado por alguna tempestad.

El propio Virgilio Piñera escribió sobre su personalidad a la muerte del poeta, en un artículo en La Gaceta de Cuba.

Mientras viajaba en un taxi comenzó a agonizar, debido a la rotura de un aneurisma en su cerebro. Tenía solamente 29 años y tantas cosas por decir.

Escribió cuatro cuadernos de poesía, un libro de ensayos y legó una papelería en la que aflora su genio.

La era que estaba pariendo un corazón le atrajo con toda su fuerza telúrica. No temió a la implicación política de su tiempo. Fue columnista del diario Revolución y de su suplemento cultural Lunes de Revolución. En revistas como Casa de las Américas, Unión, La Gaceta de Cuba y Bohemia aparecieron sistemáticamente colaboraciones suyas.

Fue profesor  de francés y otros contenidos en la Escuela Profesional de Periodismo. La epopeya revolucionario le tuvo de su lado, incluido Girón, en 1961.  

 

 

Al fin de esta avenida

Reposa la más bella

Sombra del evangelio de la maldad

Las colinas que perfuman el aire

Suave de los crepúsculos

El acero que se funde en el culo del jurista

Todo en sentido estricto

Yo no veo ese espejo en la pared ni la pared sin embargo

Siento el cuerpo de la dimensión mágica

Del suicida que pasa ahora mismo por el mundo

De qué vivo me pregunta el burgués proletario

Que aspira a la proletarización creciente del espíritu para alimentar las cebollas de la

                                                                                                                               (masa

Soy un pequeño escolar que pasa miseria a veces

Frente a los vendedores de rascacielos

Que no han leído a Lautreamont

Paso en el ruido de la tromba marina

En el círculo cerrado al descubierto de la revolución

¿Soy un poeta?

No en el sentido que tú lo entiendes

Tú que ves en una rosa un cuerpo blanco que se levanta sobre un tallo

Esa rosa que es el mensaje en varias lenguas de niebla

Y uso demasiadas palabras para ser pariente de Igitur

Vivo en el mundo de los sueños y no del mundo de lo que sueño

De lo que me sueña se alimenta mi porción angélica

Decididamente señores os hablo por primera vez de frente

De un accidente que en la niñez marcó para siempre mi destino

Y no es precisamente haber descendido una escalera con un clavo partiendo en dos

                                                                                                ( mi columna vertebral

Si bien el poema está hecho de lo que Dios piensa de nosotros

Que es a las claras lo que pensamos de Dios

Pues bien

El coleóptero y Juana de Arco han comenzado a repugnar mi mirada

Como los amantes de algo que no sea la piedra

El asno ha logrado mear al pie del templo

Borrando el número que me pertenecía

Cada vez que abrimos la boca creamos un ángel

Y en ese nudo nace la sabiduría del oso con la lengua machacada por el último artificio

                                                                                                                       (del cazador La palabra que buscamos se quedó en el ruido sangriento y astral del primer océano  (Del libro: El amor original)

Fue en 1952 que apareció su primer libro: Cambiar la vida. Un poemario que lo situó en la corriente surrealista, según la opinión de quienes han estudiado al detalle su obra.

Esa agua que dará vida a los jazmines/ que brotan en la acera/ que alimentará una humedad que surge en las ciudades;/ casi es el único testigo de nuestro amor/…  

Fayad Jamás refirió que en los escritos de Baragaño hay incontables tachaduras. Su método era escribir de un tirón y después emprendía el difícil camino de que cada emoción encajara en el lugar debido.

SURREALISMO

El Surrealismo está considerado por los expertos como el más importante movimiento de acción colectiva del siglo XX el cual sobrepasó el campo artístico para proyectarse en otras esferas de la sociedad.

Dicho discurso rechazó al mismo tiempo los discursos rígidos o eclécticamente universitarios, “e inventó otro método, móvil, transformador”:

El interior del mundo es una piedra volcánica/ una roca del desierto/ un mineral ardiendo/ en el gran incendio de mi voz.  ( Baragaño en “Crónica de una conquista imaginaria”).

Recordar a Baragaño pocos días antes del  20 de octubre Día de la Cultura Cubana no es una reminiscencia chovinista, es solo rememorar el lugar ganado por uno, entre otros tantos hombres, que no abrieron brechas ni abismos entre las palabras Cultura y Revolución, enlazadas desde la época de Carlos Manuel de Céspedes y de aquellos nobles y cultos patricios, que comprendieron que la segregación de los hombres por el color de su piel y el estado de sus arcas, nada tenían de humanismo.

Foto: En la foto el poeta pinareño José Álvarez Baragaño

 

 

  

 

 



 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres