Blogia
regalado.blogia.com

El paraíso terrenal

El paraíso terrenal

 

No hay ningún descubrimiento al afirmar lo difícil que resulta llegar a un acuerdo en el mundo, del tipo que sea, incluso, en lo referente a la modalidad comunicativa de los blogs y acerca de la cual en el sitio e-periodistas - blog de Ramón Salaverría se ofrecen numerosos puntos de vista y argumentos que poco a poco constituyen el cánon en los estudios sobre las odiadas y amadas bitácoras.

En un análisis de contenido realizado por el citado experto a varios blogs españoles se llega a la conclusión que lo que más abunda en ello son las columnas y sueltos (opiniones acerca de un asunto determinado).

Pero...¿ quién intenta meter al mundo en cintura o al menos organizarlo un poco?. Ni siquiera los más connotados estudiosos en el tema pueden lograrlo, aunque lo intentan, aunque cada autor de blog lo emplea cómo desea y miles de ellos se dedican a temas bien comunes, en los mejores casos. Ahí aparecen entonces las marcas de cremas, perfumes, lápices labiales y todo el almacén de objetos que los seres humanos se inventan para vivir.

Quedan entonces relegados los grandes temas universales de interés general y cuyas consecuencias afectan a todos. Uno de esos es http://www.cambioclimatico.org/ en el cual se puede leer desde la recomendación para que las personas dejen de comer carne una vez a la semana, claro, en los países desarrollados, porque el resto está sometido a peores dietas y algunos, como en Haití, a comer galletas de barro.

Llama nuestra atención cuánto gustan las personas en el ciberespacio escribir de mascotas, plantas exóticas, paisajes hermosos, poemas de amor sin embargo, cuando ocurre un hecho que debería sobrepasar todas las barreras , el ego y el individualismo entre ellas, pues aparece el silencio con su filo cortante, su menosprecio.

Quizás sea que el hombre prefiere una realidad soñada y no una verdadera, de hecho, la selección de noticias en la agenda informativa mundial pasa por esas y otras muchas mediaciones, entre las cuales no falta el racismo.

Acuden a nuestra memoria en estos días los nombres de ex condiscípulos universitarios palestinos: Nabil, Ahmed, Makarios en los años 80, cuando un aula de la carrera de Periodismo era la mitad de cubanos y la otra mitad de jóvenes de otras naciones, africanos y palestinos entre ellos.

¿Qué sería de la vida de ellos tres?. Habrán sobrevido a la larga tragedia del pueblo palestino. Recuerdo el romance de Nabil con una cubana y también su amor con una estudiante de Mongolia.

Eran los tiempos en que comenzamos a abandonar nuestra aldea mental para conocer otra más allá de nuestras fronteras y entrar de lleno en una especie de colage multirracial y de creencias infinitas, con dioses y ritos de amplio plumaje.

No sabemos si hoy las aulas de la carrera de Periodismo en la Universidad de La Habana tienen igual mestizaje y mezcla; pero no olvidamos lo especialmente diestros que eran los alumnos rusos en la Gramática Española.

Sería un milagro si siempre los seres humanos coincidiéramos en un espacio en aras del conocimiento, el intercambio y la colaboración.

Quien sabe si aquella aula universitaria fue la primera que nos enseñó a mirar más allá de nuestro muro.

Nota: Hay deshielos necesarios, aunque no como el de la foto

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres