Blogia
regalado.blogia.com

La Tula: una mujer adelantada
-A Gertrudis Gómez de Avellaneda le impidieron entrar en la Real Academia Española
Es considerada una precursora del feminismo moderno tanto por su actitud vital como por la fuerza que imprime a sus personajes femeninos literarios.
Gertrudis Gómez de Avellaneda  (1814-1873), escritora nacida en Cuba y que vivió en España desde los 22 años, es  considerada como una de las voces más auténticas del romanticismo hispano.
Su vida fue un cúmulo de desgracias comparables a las de sus personajes. La muerte de su padre y un casamiento apresurado de su madre la hicieron salir de Cuba hacia Europa, donde entró en contacto con la literatura romántica del momento, Victor Hugo, Chateaubriand y Lord Byron.
En España las parientes de su padrastro la miraban con ojeriza porque escribía poemas y no era buena en las labores domésticas.
La muerte de sus dos maridos y el abandono de su amante cuando ella se encontraba embarazada de una niña que nació muerta incidieron en su temperamento
Siempre contó con el apoyo de escritores como José Zorrilla, Fernán Caballero, José de Espronceda, o Alberto Lista; sin embargo, su espíritu independiente y sus escándalos amorosos también le valieron las críticas de personajes como Marcelino Menéndez Pelayo, que impidió que entrara en la Real Academia Española.
Escribió poesía, novela y teatro y destacó en los tres géneros, al incorporar a las letras españolas el ambiente caribeño, sentido en Europa como exótico, en un tono melancólico y nostálgico. Son ejemplo de ello sus novelas Guatimozín, último emperador de México (1846) o El cacique de Turmequé (1860). Su compromiso social se hace patente en Sab, la primera novela antiesclavista de las letras españolas.
Su poesía se centra en el tema del amor desdichado y pesimista como puede verse en algunos de sus sonetos más conocidos: A partir, A él, A la poesía, publicados antes de 1841 y recogidos en un libro de poemas en 1851.
En el teatro, intentó fundir la tragedia clásica con el drama romántico pero sin caer en los excesos de éste, como en los dramas operísticos Saúl (1849) o Baltasar (1858), considerada la mejor de sus obras por el retrato psicológico de sus personajes.
Gertrudis Gómez de Avellaneda, a pesar de haber sido una autora muy valorada en su época, pasó después por un período de olvido hasta que  la crítica contemporánea la situó en el lugar que le corresponde.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Jennifer -

Interestantisimo, y por suerte tu blog no esta bloqueado aqui en EEUU. He reseñado tu post sobre La Tula y algo más sobre su vida en nuestro blog VivirLatino:

http://vivirlatino.com/2006/03/08/la-tula-heard-of-her.php

zenia -

Jorge. ¡Bienvenido¡. Es una làstima, ni Adalys ni yo podemos acceder a las direcciones blogspot.com. Esto está pasando hace unos dìas. Tambièn Bush nos habrà bloqueado .....
Tenesor. Me ha estreemecido tu anècdota. ¡Què alegrìa saber que una cubana tan brillante dejò su huella en el corazón de una hija de tu tierra¡. ¿Dios mío, no habrá una clonación también geogràfica entre estas islas?. Eres un amor.
Noamanda. Sin dudas Guillo, el hidalgo de Adalys, tiene un tino magnìfico, y simpàtico.

Noa con las mujeres en la sombra -

´Sí Zenia, casi se podría decir que es lo mismo :)

El dibujo que hay en Adalys, no te parece muy certero? ; además de simpático, no sé, me encanta!

Hoy me encuentro un poco mal y no sé, creo que esperaré a mañana para subir algo al blog, aunque no tengo nada preparado...
Hasta mañana, que ya es hoy :0!

Tenesor -

Te contaré algo, Zenia. La madre de mi pareja se llama Gertrudis. Su madre es una mujer que, con 89 años, tiene una tremenda vitalidad. Aunque le tocó vivir la guerra civil española y el franquismo en un estado de pobreza absoluto, siempre ha sido una mujer muy interesada por la cultura. Según me contó, estando embarazada, leyó en un periódico unos poemas en los que aparecía el nombre de una tal Gertrudis. A ella le gustó mucho el poema y el nombre y por eso decidió llamar Gertrudis a su hija. Qué curioso, ¿verdad?

Abrazos desde Canarias.
Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Jorge, Alicante -

Los artículos del blog siguen igual de interesantes. Adelante ¡¡ A las escritoras-lectoras del entorno del blog os dedico un pequeño cuento, escrito desde la experiencia personal más o menos¡¡¡

zenia -

Enrique. ¡Què bien¡. Das mucha luz por acà, què curioso el detalle de La Cabaña del tìo Tom.
Es una rabia que desde acà no podamos abrir las direcciones
blogspot.com. Adalys tampoco puede dese su pàgina. Parece que ese hosting tiene dificultades. Estoy loca por visitarte, y nada.
Noa. Me alegro que te hayan aportado algo estas lìneas sobree La Tula, una mujer con una vida entre el romanticismo y la tragedia. ¿Acaso no es lo mismo?.
Adalys. Así es, en otro momento contaré algo sobre su historia en Pinar del Rìo. Un tema que me fascina. Ella tan transgresora con los convencionalismos de su època, tan mal tildada pues prefería los libros antes que las tareas domèsticas. Fue sin dudas una mujer de este siglo, y no del que le tocó vivir.

adalys -

Zenia, hay pasajes muy curiosos acerca de la vida de esa escritora que, por suerte para nosotras, vivió por un tiempo en nuestra Pinar del Río, espero que más adelante puedas contar también esa historia.
Visita mi sitio cuando puedas, tenemos sorpresas las chicas del ciberespacio.
Un beso, Adalys

Noa -

Soy una analfabeta, y no la conocía, no había leído sobre ella.
No he podido remediar leerlo, muchísimas gracias por subirla; a indagar sobre ella me toca ahora :)

enrique -

Hola Zenia, aunque no he leído sus libros, sí he visto sus reseñas biográficas y de sus obras. Recuerdo mucho sobre Sab, como bien lo dices "la primera novela antiesclavista de las letras españolas" y fue escrita algunos años antes que "La cabaña del Tío Tom".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres