Blogia
regalado.blogia.com

EL CHE GUEVARA Y LO MÁS JUSTO DEL SER HUMANO.

EL CHE GUEVARA Y LO MÁS JUSTO DEL SER HUMANO.  

José Saramago (El latinoamericano/Koeyú)

No importa qué retrato. Uno cualquiera: serio, sonriendo, arma en mano, con Fidel o sin Fidel, diciendo un discurso en las Naciones Unidas, o muerto, con el torso desnudo y ojos entreabiertos, como si del otro lado de la vida todavía quisiera acompañar el rastro del mundo que tuvo que dejar, como si no se resignase a ignorar para siempre los caminos de las infinitas criaturas que estaban por nacer.

Sobre cada una de estas imágenes se podría reflexionar profusamente, de un modo lírico o de un modo dramático, con la objetividad prosaica del historiador o simplemente como quien se dispone a hablar del amigo que descubre haber perdido porque no lo llegó a conocer...Al Portugal infeliz y amordazado de Salazar y de Caetano llegó un día el retrato clandestino de Ernesto Che Guevara, el más célebre de todos, aquel hecho con manchas fuertes de negro y rojo, que se convirtió en la imagen universal de los sueños revolucionarios del mundo, promesa de victorias a tal punto fértiles que nunca habrían de degenerar en rutinas ni en escepticismos, antes darían lugar a otros muchos triunfos, el del bien sobre el mal, el de lo justo sobre lo inicuo, el de la libertad sobre la necesidad.

Enmarcado o fijo a la pared por medios precarios, ese retrato estuvo presente en debates políticos apasionados en la tierra portuguesa, exaltó argumentos, atenuó desánimos, arrulló esperanzas. Fue visto como un Cristo que hubiese descendido de la cruz para descrucificar a la humanidad, como un ser dotado de poderes absolutos que fuera capaz de extraer agua de una piedra con que se mataría toda la sed, y de transformar esa misma agua en el vino con que se bebería el esplendor de la vida. Y todo esto era cierto porque el retrato de Che Guevara fue, a los ojos de millones de personas, el retrato de la dignidad suprema del ser humano.

Pero fue también usado como adorno incongruente en muchas casas de la pequeña y de la media burguesía intelectual portuguesa, para cuyos integrantes las ideologías políticas de afirmación socialista no pasaban de un mero capricho coyuntural, forma supuestamente arriesgada de ocupar ocios mentales, frivolidad mundana que no pudo resistir al primer choque de la realidad, cuando los hechos vinieron a exigir el cumplimiento de las palabras.

Entonces, el retrato del Che Guevara, testimonio, primero, de tantos inflamados anuncios de compromiso y de acción futura, juez, ahora, del miedo encubierto, de la renuncia cobarde o de la traición abierta, fue retirado de las paredes, escondido, en el fondo de un armario, o radicalmente destruido, como se quisiera hacer con algo que hubiese sido motivo de vergüenza.

Una de las lecciones políticas más instructivas, en los tiempos de hoy, sería saber lo que piensan de sí mismos esos millares y millares de hombres y mujeres que en todo el mundo tuvieron algún día el retrato de Che Guevara a la cabecera de la cama, o en frente de la mesa de trabajo, o en la sala donde recibían a los amigos, y que ahora sonríen por haber creído o fingido creer. Algunos dirían que la vida cambió, que Che Guevara, al perder su guerra, nos hizo perder la nuestra, y por tanto era inútil echarse a llorar, como un niño a quien se le ha derramado la leche.

Otros confesarían que se dejaron envolver por una moda del tiempo, la misma que hizo crecer barbas y alargar las melenas, como si la revolución fuera una cuestión de peluqueros. Los más honestos reconocerían que el corazón les duele, que sienten en el movimiento perpetuo de un remordimiento, como si su verdadera vida hubiese suspendido el curso y ahora les preguntase, obsesivamente, adonde piensan ir sin ideales ni esperanza, sin una idea de futuro que dé algún sentido al presente.

Che Guevara, si tal se puede decir, ya existía antes de haber nacido, Che Guevara, si tal se puede afirmar, continúa existiendo después de haber muerto. Porque Che Guevara es solo el otro nombre de lo que hay de mas justo y digno en el espíritu humano. Lo que tantas veces vive adormecido dentro de nosotros. Lo que debemos despertar para conocer y conocemos, para agregar el paso humilde de cada uno al camino de todos.Tomado de El latinoamericano, 9 de octubre de 2003

 NOTA.  El nueve de octubre se conmemora su asesinato en La Higuera. Bolivia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Zenia -

Saludos Xico.

El Che fue un internacionalista que ha sentado un hito en la historia.
Su pensamiento económico, muy crítico del modelo económico soviético, ha sido poco difundido.
Aquí circula desde hace algún tiempo el volumen El Pensamiento económico del Che, y bien vale la pena estudiar sus tesis.
Te dejo con algunas direcciones en las que se aborda el tema. Un abrazo.

www.guerrillero.co.cu/guevara/economia.htm

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=8088

Xico Rocha -

El Che fue el hombre mas completo que conocio el mundo.
Xico Rocha

Zenia -

Kanaima. Lo bueno pasa.

En Cuba, desde el pasado ocho de octubre, se le rinde al Che una jornada de homenaje que se extiende hasta el 28 de octubre, fecha de la desaparición en un accidente de aviaciòn de otro Comandante, Camilo Cienfuegos.
Durante la lucha armada por el triunfo de la Revolución Cubana se le se asigna a Camilo la tarea de dirigir la columna invasora numero 2 "Antonio Maceo" la cual partió de la Sierra Maestra hacia el Occidente de Cuba en agosto de 1958, que junto a la columna ocho (Ciro redondo) al mando del Che Guevara, extendió las acciones militares, que habían comenzado en la zona oriental, al occidente del país.
Lidereada por Camilo Cienfuegos se lleva a cabo la toma de la ciudad de Yaguajay, una batalla decisiva en el golpe final del Ejercito Rebelde para debilitar las fuerzas represivas del desgobierno Fulgencio Batista.
Tras el triunfo de la revolución, Cienfuegos formó parte del Alto mando del Ejército, combatiendo los levantamientos contra-revolucionarios. Participó también en la reforma agraria.
Al Comandante Camilo Cienfuegos se le conocía como "El Héroe de Yaguajay", es muy querido por su humildad, sencillez y sonrisa franca.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Kanaima -

Hace ya mucho tiempo que había leído este artículo de Saramago, y, como la primera vez, no puedo estar más de acuerdo.

Zenia -

¡Bienvenida Almena¡
"Che Guevara, si tal se puede decir, ya existía antes de haber nacido, Che Guevara, si tal se puede afirmar, continúa existiendo después de haber muerto".
El artículo de Saramago también me encantó, sobre todo este concepto que he citado entre comillas.
Así lo sigue viendo una buena parte del mundo.
En imágenes de las manifestaciones en EStados Unidos contra Bush veía su foto en estos días. Allí andaba su espíritu justiciero.

Bienvenido Iván. Los hombres pueden morir, pero las razones por las que lucharon siempre serán como espejos para multiplicar la luz.
HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

Ivan -

Los hombres como el Che no mueren, son inmortales porque serán recordados hasta que desaparezca del Universo el último ser humano. No pudieron matarlo, porque bajo su piel no había carne ni huesos, había Ideas, Razón y Amor. Y las Ideas son a prueba de balas...
Hasta la victoria siempre!

almena -

Qué buen artículo, Zenia.

Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres