Blogia
regalado.blogia.com

DEl KU KLUX KLAN Y EL BLUES A OBAMA

DEl  KU KLUX KLAN Y EL BLUES A OBAMA

Los afronorteamericanos lloraban por su historia al conocer la victoria de Obama. En sus lágrimas iban la sangre antigua, el desprecio de siglos, el recuerdo del ku klux klan.

Pasada la avalancha periodística de euforia inicial tras la noticia, ahora comienza un análisis más reposado de los porqués y por cuantos, motivadores de tantos records.

No lejanas en sus mentes estaban aquellas preguntas claves para ser miembro del Ku Klux Klan, fundado en diciembre de 1865), poco después de la guerra de secesión de los Estados Unidos (1861- 1865).

Algunas de aquellas interrogantes eran: “¿Estás a favor de que se devuelva al hombre blanco del Sur el derecho de voto, así como sus otros derechos sociales, políticos y propietarios?”.

Para 1868 la secta secreta estaba en todos los estados sureños, incluyendo Maryland, Kentucky y Missouri, y había alcanzado gran poder. Sus fundadores controlaban la administración local, la justicia y las finanzas del Sur, y en sus filas militaban decenas de miles de sureños que estaban decididos a acabar con las leyes de igualdad racial; pero no solo se limitaron a eso, sino que llegaron al baño de sangre con el asesinato de cientos y cientos de personas, y al empleo del linchamiento.

En esa época puertas adentro la comunidad afro buscaba consuelo en el  blues (tristezas) , que se remonta a principios del siglo XVII y hunde sus raíces en el repertorio de canciones paganas y religiosas que entonaban los esclavos provenientes de África, y del sur de Estados Unidos.

Desde sus inicios, según los investigadores, esta música  pedía  favores a las deidades y expresaba sus desdichas ante la pérdida de su libertad, se extendió rápidamente y se transformó en un sonido urbano.

Su temática abarcaba desde la mala fortuna del negro, tanto en su trabajo como en su vida social, hasta sus problemas sentimentales.

En el shout ( grito desgarrador de los cantantes negros) se encierran las preguntas y respuestas sobre la vida de todo un pueblo africano encerrado en el continente estadounidense, cuya primera manifestación musical radicó en el canto evangélico, (gospel).

Hubo blues en las comunidades afro al conocer que Obama era el vencedor. Pero ¿terminará con las elecciones la desigualdad y la exclusión racial en Estados Unidos?

Después de la explosión de euforia comienzan los datos a husmear en las realidades: Un 9,8% de la población total de Estados Unidos vive bajo la línea de pobreza, según informes de 2007, entre los estadounidenses negros esa proporción se eleva al 24,5%.

Los  ingresos percibidos siguen siendo notoriamente inferiores: US$ 33,916 al año para las minorías negras y US$54,920 para grupos familiares blancos.

En las estadísticas que miden el rendimiento, las escuelas con mayoría de alumnos no blancos aparecen siempre al final de los ránkings.

Según un informe de la Universidad de California Los Angeles (UCLA), manejado por varios medios de comunicación, los niveles de segregación de estudiantes de raza negra o de origen hispano han crecido notoriamente desde los años 80, pese a que los grupos minoritarios representan hoy casi la mitad del alumnado (41%) y los negros, en particular, constituyen el 17% de la población escolar.

Por otra parte,  las escuelas de minorías se vuelven destinos poco atractivos para los docentes más capacitados.

Un 10,7% de los hombres negros de entre 30 y 34 años está tras las rejas, mientras que la proporción entre los blancos es casi diez veces menor: 1,9% de la población total.

La tasa de desocupación nacional es del 6,1% (alrededor de 9,5 millones de personas), entre los afroamericanos casi se duplica y alcanza al 11,4% de la población. Así lo confirma la Oficina de Estadísticas del Empleo, con datos que dará a conocer oficialmente en un informe de febrero de 2009.

El nuevo presidente, Barack Obama tendrá esas desigualdades raciales como menú al que deberá dar salida cuando asuma su flamante cargo.

Cuando la cadencia de la música soul- un término, que según los expertos revaloriza la identidad negra y su cultura – inició su camino en los años 50, también en su pasión flotaba la rebeldía contra la segregación, aquella que impedía a los negros sentarse en los asientos destinados a blancos al viajar en ómnibus.

No por gusto  hubo un tiempo en Estados Unidos en que el soul fue un género marginado, despreciado y llevado al rincón del olvido.

El llanto por la alegría de la victoria de Obama llevaba toda esta huella histórica, cultural. Pero no termina con un final feliz, es una cima más en una larga agonía iniciada por aquellos humanos tratados como bestias que África perdió de sus entrañas, por la avaricia de quienes iniciaban un imperio más allá de sus fronteras.

Mucho ha llovido – pero queda mucho por cambiar- desde que Rosa Park – quien murió en el 2005- se rehusó en Montgomery, Alabama, a  pararse de un asiento designado para blancos, por lo que fue arrestada. Su audacia sirvió para impulsar el movimiento en defensa de los derechos civiles.

El racismo y la segregación no han concluido en Estados Unidos. Habrá que ver lo que puede hacer Obama, lo cierto es que hoy sigue siendo una gran noticia.

 

Foto: Rosa Park  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres