Blogia
regalado.blogia.com

En Cuba se desmorona el machismo

Cuba asiste en estos días a la continuidad del derrumbe del machismo, no es una afirmación exagerada.Con los nuevos utensilios eléctricos los hombres le han tomado cierto gusto a la cocina. Las mujeres están perdiendo su "reinado" de decir la última palabra en cuestiones domésticas. 

Veamos una mirada al respecto: 

¿“Cazueleros”?

Por Edmundo Alemany Gutiérrez

Si de algo nos preciamos los cubanos es de saber de todo, o al menos creernos que sí, que sabemos de todo, y por eso podemos hablar y opinar de “lo mortal y lo divino”.

Pero hasta hace muy poco existían “especialidades” en esto de saber y opinar, porque para algo está el machismo, ¿no?

Y así teníamos que los hombres hablábamos de pelota, de política, de carros, de aventuras amorosas y de trabajo. Y las féminas, de novelas, artistas, modas, hijos, maridos y de trabajo, trabajo, trabajo...

¡Ni por nada del mundo un macho, macho, se atrevía a opinar en “cosas de mujeres”! Y mucho menos en lo relacionado con los arreglos o cosas de la casa y de la cocina, a menos que se quisiera colgar el cartelito de Cazuelero, o sea del que está metido en asuntos que no son para su sexo.

La culpa de todo la tiene la llamada división del trabajo, esa que apareció cuando los primeros humanos surgieron y comenzaron a usar las manos y el cerebro.

O sea, que primero evolucionaron nuestros antepasados y empezaron a distribuirse las tareas y después se enraizó el machismo por “decreto”: el hombre a aportar para la casa y la mujer a laborar en el hogar y sobre todo a tener hijos, porque sino la familia no existía.

El término cazuelero no aparece en los diccionarios que consulté porque es un cubanismo.

Sin embargo, su definición la dio muy bien el cronista José Victoriano Betancourt, en 1852, en su estampa El hombre cazuelero. Y aquí está sintetizado lo que ya entonces se consideraba como tal:
“Con este nombre he oído designar en la sociedad a aquellos individuos que, por un espíritu de intervención fastidiosa, quieren saber y mezclarse en todos los accidentes, aun en los más insignificantes de su casa... Es un mueble tan accesorio de su casa como las telarañas que diariamente quita detrás de las puertas; pasea poco, viaja mucho por el interior de su domicilio, y trabaja todo el día con incansable afán, ya sacudiendo las sillas de la sala, ya recogiendo algún papel que el viento introdujo en ella;... su ojo es perspicaz, nada se le escapa; es el de la omnipotencia. Él sabe el precio de cuantos artículos de consumo existen...”

Con la aprobación, en 1975, en nuestro país del Código de Familia se ponían en blanco y negro las igualdades entre hombres y mujeres.

Pero una cosa es lo escrito y otra la realidad, porque aunque han transcurrido casi 31 años de aquel ocho de marzo en que se aprobó esa legislación aún existe en muchos hogares la ferrea división del trabajo que marca tareas para uno y otro sexo.

Y se sigue diciendo cazuelero al que se mete profundamente en el terreno delimitado para las féminas.

Sólo que hay acontecimientos que precipitan algunos cambios en las sociedades.

Creo que en Cuba la primera precipitación ocurrió con las telenovelas: cuando La esclava Isaura y Doña Bella invadieron las noches de los hogares.

“¡Cómo cambian los tiempos, Venancio. Cómo cambian los tiempos!”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Zenia -

HOLA TENESOR..

Leì con gusto tus escritos sobre la igualdad de gèneros. La familia universal lo agradecerà. Si la pareja son dos por què cargar todo el peso de la responsabilidad en uno solo, no es justo, y los demàs integrantes de la familia se afectaràn. El estrès de la mujer conduce a la violencia domèstica, sobre los hijos y los ancianos.
Es mejor compartir que herir.
Te cuento que mi esposo participa bastante en las responsabilidades. Se derrumban los estereotipos poco a poco, aunque son muchos años de patriarcado cultural en Amèrica Latina.

Tenesor -

Las noticias que recibo sobre el fin del machismo en Cuba son sumamente esperanzadoras. Hace poco publiqué algunos textos en los que expliqué lo que se está haciendo por aquí para acabar con el machismo y con la costumbre de "la mujer a la cocina y el hombre al salón, a ver la televisión". En mi casa, afortunadamente, hemos podido cambiar estas costumbres. Aunque no me ensañaron a barrer con cariño -por eso no me gusta- hay otras labores de la casa que me gustan muchísimo. Como bien dice alguien por ahí, aquí nos llaman "cocinitas". Sinceramente, creo que también es un apodo machista. A ninguna mujer se le llama "cocinitas" o algo parecido por cocinar en casa. Es un tema muy interesante la verdad.
Gracias por enseñarnos tanto de Cuba.
Abrazos desde Canarias.
Saludos.

Zenia -

NIOOLÁS.
No he podido entrar a tu página. Está fuera en este minuto. Un abrazo. Te visitaré mañana.

zenia -

HOLAAA.
IGNACIO. Felicidades por el documental del pintor Arturo Montoto en el cual participas. Es una buena idea de Producciones Villaverde.
No te mantengas en el machismo, que te quedarás atrás. Saca de las cajas los nuevos utensilios eléctricos... ja ja ja .
DAYANA. Hay que compartir entre dos. El mundo lo crearon dos. Tengo poco tiempo esta semana. El lunes estaré más aliviada de trabajo. Un abrazo.
DIEGO. Sí, blogueo desde Cuba, desde Pinar del Río, la más occidental de sus provincias.
NICOLÁS. ¡UN BESAZO¡ .¡QUÉ SABROSO ES EL INTERCAMBIO DE CULTURAS¡. Te preciso que lo de cazueleros no se lee aquí como poco viril, sino mas bien como entrometido. Hay muchos hombres viriles a los que le gusta cocinar. Tengo un amigo en ese caso, y es un Pitecántropo para otros asuntos, es celoso en extremo con su esposa, pero cocina unos crudos de pescado que son una maravilla y otras recetas. Se llama Témerez.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Nicolás -

Pues esa palabra no existe en España, ni tampoco un término con ese significado...
existe la palabra "cocinitas", que es un hombre al que le gusta cocinar... pero no tiene esa connotación peyorativa de definir al hombre como "poco viril", más bien es un hombre al que le gusta la cocina refinada y al que además le gusta comer bien...

Diego Gutiérrez -

Disculpame.
tu "blogueas" desde Cuba?
un saludo
DG

Dayana Litz -

Hola!!!
Me alegra que el documental se termine y que pronto sea la premiere... Me apena no poder estar y verlo.
En cuanto al post que Zenia a puesto pues creo que los actuales momentos que vivimos nos conducen hacia un camino donde los hombres tienen que desempeñar otros roles que en un tiempo eran exclusivos de las mujeres. También me parece un proyecto interesante de la Revolución que es digno de admirar...

Ignacio -

Hola Zenia!!!... Que sorpresa!!! Mundy...
a decir verdad las mias aun están en las cajas...
Como lo prometido es deuda...
Ayer vio la luz, después de largas horas de intenso trabajo “El Demiurgo de las sombras”... quedé muy satisfecho con el trabajo..
Ya sabes, estás invitada a la premier
Un abrazo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres