Blogia
regalado.blogia.com

ARTURO MONTOTO, DIEZ FULAS Y EL CÓDIGO DA VINCI

ARTURO MONTOTO, DIEZ FULAS Y EL CÓDIGO DA VINCI

La peluquera, el barbero y el zapatero son sociólogos por naturaleza. Ellos saben mejor que ningún titulado – aunque hay peluqueras y barberos universitarios- cuáles son las tendencias del pensamiento y los gustos populares.

 Conversar con ellos les suministra tantos datos como “levantar la prensa local”, tal y como decimos en el argot periodístico.

Esta mañana fui al servicio rápido de la zapatería estatal a arreglar tres pares que ya los tenía desahuciados, a pesar de tener poco tiempo de uso.

La calidad del calzado de nuestras tiendas es motivo de insatisfacción permanente.

-Cuatro pesos, me dijo la recepcionista después de valorarlos.-Menos mal,  contesté porque los particulares me cobran 15 por coser y pegar un par.

Me senté y me dispuse a ensimismarme con El Código da Vinci que estoy leyendo a cuatro manos, o a cuatro ojos, pues se lo prestaron a otra persona, que a su vez me lo presta a mí.

El zapatero estaba escuchando una emisora radial nacional y de pronto escucho quién es el entrevistado: Arturo Montoto,  http://noticias.aol.com/articulos/canvas/_a/pintor-cubano-arturo-montoto-nuevas/n20070331035009990021 un famoso pintor pinareño que estudió seis años en Moscú y ahora expone en galerías de numerosos países. Su casa taller radica en Ciudad de La Habana.

¡Increíble¡, la curiosidad me hizo dejar a un lado El Código...y quedé atrapada por las ondas radiales.

¡Quién lo diría¡, semejante joyita literaria – por momentos me parece que estoy leyendo a Humberto Eco con  En nombre de la Rosa – compitiendo con una estación de radio.

Recordé entonces el abc de la nota informativa y sus valores noticiosos: la cercanía geográfica.

Montoto conversaba animadamente con los oyentes que le llamaban telefónicamente después de escucharle contar en su entrevista que tenía en casa 12 perros, y no de raza como los que se compra ahora la gente por pura moda, sino perros satos, que él había recogido de la calle y los curaba.

Este hombre tiene la misma debilidad que yo. Un animal a la intemperie temblando bajo la lluvia es algo que siempre me ha resultado muy doloroso.

Jamás estaría preparada para ver a un niño en semejantes condiciones.

Tan ensimismada estaba yo escuchando la conversación con el pintor – la magia de la radio con su cotidianidad hecha para amas de casa- que se me pasaron los minutos de espera sin darme cuenta.

A mi lado un niño de nueve años esperaba por el arreglo de unas sandalias femeninas, seguro eran de su mamá, y mientras, jugueteaba con una sortija llamativa que llevaba en uno de sus dedos.

Un muchachón que también esperaba le preguntó: ¡chama cuánto te costó¡, y le señaló la sortija.

-Diez fulas, en La Habana, respondió.

-¡Tan chiquitica y diez fulas¡, acotó el otro.Miré entonces al niño un poco decepcionada por su deslumbramiento ante la baratija.

Montoto en ese minuto le decía a una estudiante de tercer año de pintura:

“además de estudiar mucho, fíjate en todo lo que te rodea, de ahí saldrá tu mundo pictórico”.

Si fuera artísta plástica quizás  pintaría una sortija y diez “fulas” relucientes sobre ella; pero no, mejor me quedaría con un niño que levanta una cometa en el techo de su casa. 

NOTA. Miguel Barnet valorando la obra de Montoto http://www.arturomontoto.com/barnet.htm                  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Zenia -

Saludos Álvaro. Es una propuesta interesante. He leído algunas veces la revista Equinoxio, con la cual no siempre comparto similares puntos de vista.
Voy a pensarlo.
Me sería más cómodo elegir la temática.
Gracias por pensar en mí. Es un elogio, y si admiten mis puntos de vista... casi el único inconveniente vendría a ser mi tiempo, que lo tengo bien recortado.... de todas formas lo pensaré.
Hasta pronto.

Alvaro Ramirez -

Me encantó esta crónica tiene muchas facetas interesantes y un agudo sentido de la observación.

No te vayas a pasar a Blogger por ningún motivo. Tiene serios problemas de seguridad.

Querida Zenia: quisiera invitarte a escribir crónicas como esta, o si prefieres una columna temática a escoger por tí cada 15 días para la revista digital equinoXio. Te incluiríamos en nuestra lista colaboradoras fijas.

No tenemos recursos para pagar los artículos, sería por sistema de trueque... y qué recibirías a cambio? el gusto de alternar con un grupo de autores y blogueros valioso y entretenido.

Una vez publicados tus artículos en equinoXio puedes reproducirlos en tu blog (como seguro has visto que lo hago yo cada rato).

Zenia -

Saludos Joan. La vida y la pintura están llenas de matices y colores variopintos.

Joan Guerrero -

Y pensar que a veces, que de aquellas personas se conoce más de la vida misma que si nos informamos a través de los mismos medios. Lo orgánico prevalece siempre. Así como lo menciona ese pintor.

Saludos desde Quisqueya
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Zenia -

jorge. Sí, hay varios chilenos que dejan sus mensajes en este blog- también españoles, peruanos, argentinos- y yo en el de ellos, Érika es uno de ellos, también Julio.
Quizás le he tomado apego a Blogia, por ello no me he pasado a Blogger, que a veces es un poco lento a la hora de colocar comentarios en otros blogs.

Ërika. Me alegro que estés por aquí. Tu página siempre nos enseña cuanto vale la solidaridad.

erika contreras -

Zenia:
Escribes muy bien. Es un placer leerte.
saludos
erika

Jorge Gajardo Rojas -

Escribes muy bien,me gustaria conocer tu pais,pero cuesta tanto llegar allá.Porque no usas una plantilla de Blogger que te permite hacer los links directos y otras cosas.?Veo que tienes a varios chilenos en tu mente y en tu blog.Desde Chile un abrazo.

Zenia -

Reubén. Me encantaría saber pintar, darle color al alma de las personas. Pero soy muy torpe, ni siquiera pude nunca ayudar a mi hija cuando comenzó en la primaria con sus pinceles y crayolas...

reuben -

Bueno, tu envío es una hermosa pintura.
Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres