Blogia
regalado.blogia.com

JOHN LENNON EN LA HABANA

JOHN LENNON EN LA HABANA

Sentado en un céntrico parque de Ciudad de La Habana, en calle 17 entre ocho y diez, el Beatle escucha las promesas de los enamorados;  de los visitantes de estas y otras latitudes.

Todos parecen decirle o pedirle algo. Muchos piensan en su antológica canción Imagina, deseando un mundo sin guerras ni odios, uno de los más viejos deseos del hombre.

Y el músico anda de recuerdo en recuerdo. Todos quieren sacarse una foto con él. Ellas viajan por correos electrónicos y conectan a humanos de aquí y allá.

El artista cubano José Villa lo ha inmortalizado con sus zapatos estilo años 70, su pelo largo, sus espejuelos y esa placidez de gran sabio que inspira más allá de laRealidad.Lennon sigue bajo la luz rebelándose contra las sombras.

Desde su banco,  Lennon también escuchará la lírica de esta parte del mundo en la XII edición del Festival Internacional de poesía, con unos 200 creadores de los cinco continentes, del 28 de mayo al dos de junio. Como si la primavera los convocara a un grito desde el mar.

Plegaria de los arrecifes

Subo a la roca
donde lo he visto todo
o casi todo (desde esta puerta donde nada me ampara).
Olfateo la epilepsia del océano
lejanía descarriando los cueros
desde este acantilado de mentiras
desde el sardónico reino de caracoles guturales
donde me tiño el cuerpo
con treinta abriles de ceniza
y postillosos recuerdos.
La vida lastra
la suspicacia de los gorriones
esquelética sombra
que ignora el espolón del universo
éter de la voz
que desmenuza los atávicos luceros
el grito puntiagudo que se despeñe
en la cutánea lengua del abismo
que traga las deprimentes muecas
de los transeúntes
mansedumbre cortada en los maderos de la neblina.


Qué levedad la de esta fálica luz.
Hoy por hoy
y mañana por mañana
qué esperanza recojo frente a la malicie del suicida
que me obliga a cambiar
el espino por la oración
la sangre por el agua
el perdón a las ratas que me vigilan
que me ven desnudarme
frente a las abismáticas tenazas
como otro gusano alargándose
en la opuesta mirada del que levanta las tumbas


ojos que no divisan
los rituales de Dios
realizándose como un hombre
subo al púlpito mugriento de las lamentaciones
al talud de la casa vigilada por lobos infernales
pernocto el cadalso de seguirme
de estar crucificado por este abismo
donde toco sus clavos.


Todo silencio es un camino que desvirga los collares del reloj.
Todo silencio es una pesadilla
que te arranca las resinas del llanto.
Y tú gritas desde el tumulto abismático
quitándole el maná al propio Dios
que en el principio del Holocausto te expulsó de su jauría
para luego espiar el rumbo de mi esqueleto cortante.


Irreverente ante el peligro
recreo la tosudez de la penumbra
desbruñido en el hórrido sol
en las huesosas greñas donde aprendí a ser el estúpido
que dilata las pupilas en los espejos
agonizando en la cincelada costumbre
de ser la ancianidad del presente
Hossana mundanal del ladrón
que desampara a otro ladrón
tantea los suburbios
cavilando la victoria la media sombra.
Intuyo desaparecer en la madrugada herbosa
con el poema cursi de amor
insondable para mi agonía.


Hoy agradezco otro día Señor
diría el danzante en su macrobio
alimentándose del animalejo
que raja el malestar existencial
la memoria erizada en la cisterna de plomo
desaguada como un feto abortado en la hierba
en la paradoja de la inmovilidad.
Y escribo otro libro culpable.    (Miladis Hernández Acosta, Guantánamo, 1968) 

 Nota: Gracias a la fotógrafa Loraine por esta imagen caribeña del Beatle, enfundado en su pantalón vaquero y negado a pasar al olvido.     

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Catalina -

Que gusto, ahora te comento aqui también.
Un maestro, un soñador, un genio y como todos ellos un peligro para lo establecido, para lo que se resiste a cambiar.

Zenia -

Joan. Es como dices, Lennon es un ìcono universal, aunque le hayan querido endilgar recientemente calificativos de terrorista por compartir ciertas causas.
¿Raro que sea precisamente ahora cuando se cuecen esos caldos no?

Gaiar. Siempre hay sueños que terminar de tejer.
Las canciones de Lennon siempre fueron de grandes esencias: "Help!", fue una llamada de auxilio al mundo, y la balada folk "You’ve Got to Hide Your Love Away", con clara influencia de Bob Dylan.
Un soñador utòpico, eso era Lennon, pero habría que hacerle más caso a su llamado de entonces a detener la guerra en Viet Nam.
Siguen siendo asesinadas las mariposas y Lennon sigue corriendo tras ellas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Gaiar -

Hummm Lennon y Arrecifes...

Sin dudas el Espíritu de Gaia nos ha puesto a ambos a correr detras de la misma mariposa, siguiendo el rastro del aroma de la flor de la naranja...

Joan Guerrero -

El legado de Lennon vivirá siempre en nuestros corazones, no sólo en La Habana, donde allí espera como dices, a muchos desamparados por buscar paz en su letargo pasado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres