Blogia
regalado.blogia.com

TELENOVELA CUBANA Y DESCARTES

TELENOVELA CUBANA  Y DESCARTES

“Polvo en el viento”, es el título de la nueva telenovela cubana que comenzó recientemente y ya desata polémicas y puntos de vista encontrados, sugeridos por dos temas “muy fuertes para su horario estelar ”, según una profesora que tiene un hijo adolescente.

Desde los primeros capítulos Polvo en el viento ha colocado en pantalla el dilema de una mujer que sorprende a su esposo en su propia cama con otro hombre; y el anticipo de lo que será la historia de David, un atractivo joven diagnosticado como enfermo de SIDA y quien es amado apasionadamente por Liuba, una profesora de Filosofìa que ya ha anunciado que defenderá su singular amor a cualquier precio.

Es muy prematuro para emitir juicios, que harán después los especialistas; pero los comentarios de este espacio dedicado al entretenimiento, y a la reflexión -cabría agregar- ya comienzan a escucharse, y tras ellos aflora la mentalidad de cada quien y la sociedad.

La profesora de Filosfía se ha detenido varias veces en sus clases a enunciar algunos postulados del pensamiento de Descartes, tras los cuales parece estar el rumbo de su vida y de su conflicto humano.

René Descartes nació el 31 de marzo de 1596, filósofo, científico y matemático considerado como el fundador de la filosofía moderna.

Estudió en un colegio jesuita por 10 años, fue influenciado por la religión católica, recibió una enseñanza en matemáticas, y el escolasticismo enfocado en la comprensión de las doctrinas cristianas. Después cursó derecho, en la universidad y se licenció en 1616, aunque nunca llegó a ejercer su profesión.

Su primera obra publicada fue Ensayos de filosofía, publicada en 1637, y en la que se incluían  también tres ensayos (Dióptrica, Geometría y Meteoros).

Su más famoso escrito fue Discurso del Método, en donde exponía sus deducciones filosóficas. Sus últimas obras fueron dedicadas a Isabel Estuardo, reina de Bohemia que vivía en las Provincias Unidas y con quien Descartes había entablado una profunda amistad.

Descartes trató de aplicar a la filosofía el razonamiento inductivo (que parte de lo particular a lo general), concretamente el razonamiento matemático.

"En nuestra búsqueda del camino directo a la verdad, no deberíamos ocuparnos de objetos de los que no podamos lograr una certidumbre similar a las de las demostraciones de la aritmética y la geometría. Él creía que no se podía establecer ninguna verdad hasta no conocer todas las razones para creerla.

Los estudiosos de su obra aseveran que partiendo de ese principio  planteó su frase más celebre que concibió como un único conocimiento que según Descartes, no poseía forma de ataque ni por los más escépticos: "Pienso, luego existo",  idea que parte de que al dudar, la persona esta pensando, y si piensa, existe.

Duda puesto que desde algún punto de vista no podemos diferenciar la realidad del sueño, y además los sentidos no son los más confiables, tienden a engañarnos frecuentemente. De allí parte su duda.

Expuso  cuatro pasos para garantizar la verdad del conocimiento científico a probar:

Evitar la precipitación y la prevención, dudar de todo lo que se vea claro y luzca distinto.

Examinar cuidadosamente todas las partes del problema.

Ajustar de la parte más simple a la más compleja.

Enumerar todas las partes hasta estar seguro de no omitir ninguna

Para Descartes hay dos preceptos indispensables para emplear correctamente las operaciones mentales: Intuición y deducción.

A esta estrategia se le denomina duda metódica, la cual sería el método que él encontró para salvarnos de la duda y el escepticismo. Precisa que lo más correcto es aplicar todas las virtudes en busca del bien.

Además cree en una relación entre el entendimiento y los sentidos, dice que no hay nada que esté en el entendimiento que no haya estado primero en el sentido, es así como se crea una relación de dependencia.

Esto lo logra descifrar buscando en sí mismo, siempre creyó que las repuestas estaban en los seres humanos comunes que llevan una vida cotidiana, pero al enfrentar sus problemas Descartes veía sus virtudes y con ellas descifraba las mejores reacciones a las más diversas situaciones.

Lo que le hacía ver el mundo de manera positiva, es decir pensando que se puede sacar lo mejor a todas las situaciones que impone la vida.

La filosofía denominada a veces como el cartesianismo, le lleva a explicar equívocamente ciertos fenómenos físicos.

En el título de la nueva telenovela cubana, Polvo en el viento, parece habitar la filosofía de Descartes, al igual que en el personaje de Liuba, quien ve otros colores en aquello –David-  que la mayoría solo encuentra el negro.

Por elevados códigos comienza a desenvolverse la trama. Esperemos su desenlace y las futuras opiniones de los expertos; mientras, los seres más comunes, aquellos de los que habló Descartes, hacen sus propios juicios.

 Fuente: Monografías.com

 

 

  

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

GALILEO GALILEI -

El título me suena a "dust in the wind", esa balada que al estilo El Eclesiastés nos recuerda lo efímero de lo material y de la vida.
Ahora, no encuentro la conexión directa con René Descartes, pero quien pueda ver esa telenovela podrá evaluar mejor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres