Blogia
regalado.blogia.com

Omisión histórica

Omisión histórica

 

En Peticiones de la Letra del año 2009 publicadas en  ISLAMIA aparecen vaticinios incluidos los nombres de los orishas que reinarán en el recién iniciado año, uno de ellos caracterizado como “abridor de caminos”.

Sincretismo, tradiciones, creencias afro coinciden en los deseos de los isleños cuya realidad se vio sacudida, por añadidura a la crisis económica mundial y al bloqueo económico, por tres huracanes que provocaron pérdidas por encima de los 10 000 millones de dólares, una realidad que apenas ha sido incluida en los análisis que sobre la Revolución Cubana realizan determinados medios de comunicación en el exterior.

Varios de ellos, se sabe desde qué lado, le piden demasiado a la isla y obvian el contexto económico y político en que se ha desenvuelto la primera revolución socialista del hemisferio occidental, cuya influencia en el área y en el mundo en su medio siglo de existencia no ha podido ser del todo negada ni siquiera por sus más reacios críticos.

Para muchos las preguntas sobre Cuba debieran tener otros puntos de interrogantes diferentes a los que más abundan.

En lugar de preguntar qué ha logrado la Revolución en 50 años debían interrogar cómo ha podido hacerlo en medio de tantas adversidades y zancadillas, ello sin negar fanáticamente que la población ha tenido que posponer sueños y necesidades, no ya en el ámbito de la educación y la salud, sino en otras esferas de carácter doméstico.

Cuba no es una gran potencia y sobre ella pesan las mismas cargas que afectan a la humanidad sin embargo, a la hora de colocar su proyecto bajo una lupa  para ser analizado, se le mira como si se tratara de una gran nación de la que se esperan más altos rendimientos de todo tipo.

Es quizás una manera de castigarla por su perseverancia antiimperialista y por atreverse a levantar, tan cerca de la primera potencia, un referente distinto al individualismo de la sociedad de consumo.

Errores se han cometido, pero querer cargarles a ellos el peso de los sinsabores es en el menor de los casos una omisión histórica.

Sería bueno preguntarse qué hubiera sido del paìs si hubiera aplicado el neoliberalismo igual que lo hicieron otras naciones del continente.

A Cuba se le pide no padecer ninguno de los males de su área geográfica sólo por haber iniciado un sistema social diferente al que tenían en 1959 las naciones de Latinoamérica.

¿Quién la apoyó en sus empeños cuando se derrumbó el campo socialista?, ¿cómo logró el país reponerse de semejante impacto cuando en los 90 los minutos de la Revolución se daban por contados?.

Cierto es que la continuidad histórica se ha sustentado en su pueblo y que sin el apoyo de él no habría llegado al medio siglo, tal y como reconoció Raúl. Contar con el apoyo de él seguirá siendo decisivo, lástima que en ocasiones alguno de sus hijos, por cierto no los que más mal viven, rompan algunas nueces en determinados convites.

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres