Blogia
regalado.blogia.com

Carlos Acosta y Amaury Pérez

A mediados del próximo marzo la Televisión Cubana, en coproducción con el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), comenzará a transmitir el programa “Con 2 que se quieran”, conducido por el cantautor Amaury Pérez Vidal, quien entrevista a personalidades de la cultura cubana y universal.

El programa, dirigido por el realizador Rafael Solís, tendrá unos 45 minutos de duración, será televisado entre semana por el canal Cubavisión y abrirá con una canción de Amaury -”Con 2 que se quieran”-, interpretada por él y por Silvio Rodríguez.

Con Amaury como conductor y entrevistador han estado o estarán en el estudio el cineasta italiano Giuseppe Tornatore y los cubanos Omara Portuondo, Miguel Barnet, José María Vitier, Juan Formell, Rosita Fornés, Nancy Morejón y muchos otros.

Cubadebate tuvo acceso en la tarde de ayer al estudio de Prado y Trocadero, del ICAIC, donde se grabó la entrevista al bailarín cubano, estrella del Royal Ballet de Londres, Carlos Acosta. Cortesía del programa, reproducimos los primeros diez minutos de la conversación con Amaury. El diálogo todo, se lo aseguramos, es de una franqueza y emotividad inolvidables:

Amaury Pérez: Estamos en Prado y Trocadero, en los  legendarios estudios del ICAIC, en este su programa “Con 2 que se quieran”, hoy con un invitado que honra nuestro espacio, nuestro sitio y nuestro país, uno de los más grandes bailarines que ha dado Cuba, para mí el más grande que ha dado Cuba. Bienvenido Carlos Acosta Quesada…

Tu papá era camionero, ¿cómo era la relación con tu padre?

Carlos Acosta: Mi relación con mi padre fue un poco traumática, en el sentido de que era una figura que inspiraba mucho respeto. Siempre fue muy duro con nosotros, muy estricto y hablaba poco. Tuve que esperar a crecer para conocer de sus orígenes, que también son los míos. Para mí y para mis hermanas nuestra niñez fue traumática.

Amaury Pérez: ¿Cuántos hermanos son ustedes?

Carlos Acosta: Por parte de padre somos 11 hermanos; por mi madre, 3. Imagínate, él era camionero. Ya tú sabes cómo es eso…

Amaury Pérez: Tú naciste un sábado 2 de junio de 1973. Se acerca inevitablemente un momento traumático en la vida de un bailarín, el retiro. No sé si lo tienes en planes. Yo te vi en Manon, en plenitud de facultades. ¿Has pensado en el retiro?

Carlos Acosta: Pienso en él todos los días. El retiro es una palabra que deberíamos comenzar a definirla. Yo no creo que un artista se retira. Uno va evolucionando, va mutando hacia otras áreas. No voy a seguir bailando (Ballet) Clásico eternamente. El instrumento de nosotros es el cuerpo. El (Ballet) Clásico es una técnica antianatómica, va en contra de la anatomía del cuerpo humano. Nosotros no estamos diseñados para bailar así, de esa manera. Por esa actividad, después de tantos años, uno desarrolla lesiones, traumatismos en las articulaciones… Y por otra parte, Romeo, por ejemplo, es un personaje de 16 ó 17 años; el príncipe Sigfrido, por ahí… Uno va creciendo, va madurando y alejándose de esas edades, y cuando vienes a ver, tienes un Romeo con 50 años, que no me interesa hacer. No sería creíble el personaje, porque han pasado los años, no puedes dar el brinco que todo el mundo espera. Por eso, como artista, he tratado de cultivar otros ámbitos, porque sé que llegará un momento en mi carrera que no podré hacer Ballet Clásico.

Amaury Pérez:-Tú hablabas del salto que no podrás dar con más edad, ¿cuánto de arte y cuánto de acrobacia tiene el Ballet?

Carlos Acosta: -El Ballet es un arte físico, eminentemente. Reúne muchos requisitos, incluso muchas artes en una: el diseño, la música, etc. Somos atletas. Enseguida que se abre la cortina y apareces en el escenario, tú estás haciendo ejercicios. Tiene elementos acrobáticos, porque es una actividad física, pero hay repertorios y “repertorios”. Por ejemplo, hay ballets que son vehículos para el despliegue de la técnica y los saltos -como Diana and Acteon, El Corsario y Don Quijote-. Pero también hay otras obras clásicas, como el Apollo de Balanchine, que es más suave para el cuerpo, que no requiere esos saltos descomunales, pero el intérprete debe tener cierta madurez para entender el mensaje y llevarlo hasta el público. Manon, que tú viste, es un ballet que tiene una exigencia física, pero no es Don Quijote. Manon son dos parejas que están enamoradas, hay una dramaturgia con muchos dúos, sin esos brincos del Cazador, ni Don Quijote…

Amaury Pérez:-Pero en Manon hay un desplazamiento……

El artículo completo en:

http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/01/19/lo-cubano-me-define-afirma-carlos-acosta-en-el-nuevo-programa-de-amaury-perez/

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres