Blogia
regalado.blogia.com

  MILAGROS
 
Más de 56 000 venezolanos han sido operados de la vista en Cuba. En diez años se espera operar a seis millones de personas de diferentes países. Coloco este trabajo porque no he visto ningún artículo en internet abordando el tema.
 Es un asunto virgen, debe ser que como no habla de balseros, ni de alguna mujer que se vende en el mercado del sexo, pues no se aviene a los estereotipos acuñados acerca de la isla maléfica.  
 TOMADO DE :

http://cubaresvista.prensa-latina.cu 

Los dejo con estas noticias subversivas que seguro no han leído en ningún medio de prensa.
El sentido humano de la vista es el más perfecto y evolucionado que existe. Los ojos constituyen las ?ventanas del cerebro?, la apertura al color, a la forma, a la distancia y a la posición y movimiento de los objetos.
Contrariamente, la invidencia es un fenómeno muy doloroso y complejo, porque en la mayoría de los casos limita, como ninguna otra invalidez, el desenvolvimiento social y personal del individuo. 

Entre sus causas más extendidas está la catarata o pérdida de transparencia del cristalino, una afección que casi siempre puede eliminarse mediante cirugía. Se sabe, sin embargo, que millones de personas en el mundo viven inmersos en una negrura perenne, al no disponer de recursos para acceder a esta posibilidad.

Como sorprendente desafío ante el desastroso panorama de la invidencia, en breve plazo, más de 50 000 venezolanos han conseguido escapar de las tinieblas. La videncia se les presentó como un acontecimiento inolvidable; un renacer bendecido por los matices de la naturaleza y el entorno. Así lo han testimoniado personas favorecidas por la Misión Milagro, un programa de salud que nació en Venezuela a partir de las significativas dificultades halladas en el sentido de la vista de algunos de los que deseaban alfabetizarse.

Pero esta lucha contra la ceguera abarcará mucho más a partir de ahora. Millones de seres necesitados de operaciones oftalmológicas en toda América Latina y el Caribe tendrán acceso gratuito a los avanzados tratamientos. Es un acuerdo entre los gobiernos de Cuba y Venezuela; ambos se encargarán de que cada año 600 000 pacientes sean intervenidos quirúrgicamente. Bautizado con el nombre de Compromiso de Sandino, el humanitario proyecto ha echado a andar.

DESPUÉS DE LAS SOMBRAS
 En toda la geografía venezolana pueden encontrarse personas beneficiadas con la Operación Milagro, desde lo más intrincado del estado de Amazonas hasta los superpoblados cerros de Caracas.
Recorrer la extensa nación para encontrase con pacientes que muy poco tiempo antes habían recuperado la visión fue ?un privilegio extraordinario? para la periodista cubana Alina Perera Robbio, del diario Juventud Rebelde. Ella, a la par que sus colegas Katiuska Blanco y Alberto Núñez,  participó en la elaboración de dos libros en los que se recogieron un conjunto de testimonios sobre las vivencias de esas personas que un día fueron invitadas a viajar a Cuba para ser tratadas en una institución médica especializada.
?Nos encontramos con niños, adultos y ancianos que ya no recordaban cómo era la luz y de pronto recuperaron el sentido de la vista; hallamos a personas muy humildes, carentes de recursos y de atención médica, que se habían quedado ciegas.
?Todos las historias que escuché fueron escalofriantes, y en el intercambio con los pacientes curados siempre desbordaba el significado humano que para cada una de estos seres encerró el conocer o volver a ver a sus allegados más queridos, el poder observar su casa, su calle o su barrio, el disfrutar de lo cotidiano y  sentirse útiles.
?Una viejecita me contó que la noche en que llegó a su casa no durmió. Su hijo le pidió que se acostara, pero ella se levantó unos minutos más tarde y durante horas se quedó mirando las luces de la calle, su hogar y las fotografías familiares. En aquella conversación, ella me repetía una y otra vez: ¡que linda es mi casa!?
Cada relato es diferente, las coincidencias entre ellos está en la alegría de las personas que han sido salvadas de la cruel invalidez que significa no ver. ?La Operación Milagro les ha devuelto la luz y se sienten como si hubieran vuelto a nacer?, subraya la periodista.
Perera Robbio narra asimismo cómo viajó durante 12 horas hasta muy adentrada la selva amazónica para encontrarse con una niña, una india piaroa de ocho años. La pequeña, con un gran talento para el dibujo, veía frustrada sus inclinaciones debido al severo daño que sufría en la vista.
Fue casi una aventura hallar a Nataly Pérez, que es como se nombra la pequeña. En el trayecto vimos también a indios a los que solamente puede identificarse con el existir contemporáneo del hombre por alguna prenda de la manufactura actual que lleven puesta, pero hasta allá llegó la mano de la Revolución Bolivariana.
Nataly hablaba escasamente, y en su dialecto. El tío nos traducía las cortas frases que decía, pero su sonrisa era suficiente para encantarnos a todos ¡Se veía tan feliz! Y mientras disfrutábamos de su júbilo yo me preguntaba: ¿Quién le hubiera dicho a esta niña que alguien iba a venir por ella a la selva amazónica para salvarle la vista??
 ?En ese recorrido muchas veces lloré de alegría por las familias y por ver su agradecimiento. Nos recibían con atención y nos abrían sus puertas. Haber vivido esa experiencia y escuchar la noticia de que la Misión Milagro va a multiplicarse, resulta fabuloso.  No es difícil imaginar que esta es una salida real abierta a la esperanza de los necesitados del continente?, concluyó Perera Robbio.
 oOo
DATOS Y PERSPECTIVAS
Durante el año en curso y hasta julio, 56 028 venezolanos han sido operados de la vista en Cuba mediante la Misión Milagro. De ese total 30 436 casos padecían de catarata, 81 ptosis, 23 mil 536 terigio, 81 estrabismo, 54 miopía, 170 retinosis pigmentaria, 55 retinopatía diabética y el resto otras afecciones.
El Compromiso de Sandino, recientemente suscrito entre los mandatarios de Cuba y Venezuela, persigue operar en 10 años a 6 millones de pacientes de distintos países de América Latina, a razón de 600 000 por año. Se espera que en el 2005 sean tratados los primeros 300 000 enfermos. Esa cifra no incluye a Venezuela y El Caribe.
El país suramericano coordinará el programa con el apoyo de Cuba, y ya se cuenta con un avión de 120 plazas para transportar a las personas necesitadas. Ambos gobiernos facilitarán los gastos de transporte, alimentación, alojamiento e intervenciones quirúrgicas de cualquier persona que sufra pérdida de la vista y requiera operaciones oftalmológicas especializadas.
Este nuevo programa de salud se inserta dentro del proyecto del ALBA, Alternativa Bolivariana para las Américas, que propone la integración latinoamericana sobre bases de cooperación.
Solo en América Latina se necesita de por lo menos 4 millones de servicios a personas con problemas relacionados con la visión.
Los latinoamericanos, y también los norteamericanos que carezcan de recursos y necesiten ser operados de la vista, pueden presentarse en las embajadas de Venezuela o de Cuba para gestionar sus intervenciones quirúrgicas.
Más allá de los resultados cuantitativos obtenidos con la Misión Milagro, esta refleja una constante cualitativa: la satisfacción de pacientes y familiares por las atenciones recibidas. Estos testimonios han sido recogidos en los libros Voces del Milagro y Niños del Milagro, recopilados por periodistas cubanos que relatan, en la palabra de los propios protagonistas, cómo la acción de los gobiernos venezolano y cubano ha permitido que miles de personas con afecciones visuales recuperaran la vista. (ABN, Agencia Bolivariana de Noticias)
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres