Blogia
regalado.blogia.com

 

Doña Bárbara

Rosa Miriam Elizalde

http://www.jrebelde.cubaweb.cu/

Gracias a un amigo que me ha prestado un ejemplar de Doña Bárbara, releía este domingo la novela de Rómulo Gallegos, lectura que en la adolescencia acompañé con la obra televisiva que nos traía a la actriz Raquel Revuelta en una interpretación inolvidable.

Es extraño cómo a veces logramos concatenar hechos aparentemente dispersos: una novela, cierta intriga palaciega, la oreja peluda de los norteamericanos en la política local latinoamericana, cierta cita de un escritor que ha quedado por ahí, levitando, en nuestros recuerdos…, y de ahí, otra vez, a la novela.

Releyendo la trama de Marisela y Santos Luzardo, no puedo separarla de lo que ahora conozco de la historia posterior a la publicación de la novela. Veinte años después de ponerle punto final a Doña Bárbara, Gallegos llegó a Miraflores envuelto en un manto de admiración y esperanza, que ayudó a sostener, sin dudas, la épica de su obra. Elegido como Presidente de la República por casi el 80 por ciento de los votantes, su gobierno, sin embargo, no pudo ejercer más de 11 meses.

En un extraño episodio que disimula la historiografía tradicional en Venezuela, una Junta Militar ejecutó un golpe de Estado el 24 de noviembre de 1948 sin disparar un tiro y sin protestas en las calles contra un gobierno que, además del apoyo de amplios sectores populares, tenía excelentes relaciones con los sindicatos y en apariencias, el respaldo de las Fuerzas Armadas.

El único signo de inquietud que había percibido Gallegos en Miraflores fueron los rumores de una conspiración, un mes antes del golpe, cuando acababa de dar el “ejecútese” a la Ley de Reforma Agraria y aprobar la denominada ley del fifty-fifty, que afectaba los intereses de las compañías petroleras transnacionales. Sin embargo, convencido de la anuencia popular, cuando los periodistas llegaron a entrevistarlo, les respondió un sosegado Presidente: “tranquilos, como pueden ver, ando en pantuflas; y nadie huye en pantuflas”.

Exiliado en La Habana, Rómulo Gallegos aseguró que  un tal coronel Edward F. Adams había actuado como “cooperador y consejero” de los golpistas. Ignorando con descaro estas acusaciones, el presidente norteamericano Harry S. Truman reconoció de inmediato al nuevo régimen venezolano.

Con esta historia se inició en Venezuela casi medio siglo de inestabilidad política, intentonas revolucionarias, juntas militares y la infaltable figura de la época, el dictador
—en este caso Marcos Pérez Jiménez—, que tuvo una galería terrorífica donde figuraron, entre otros, Odría, en Perú; Rojas Pinilla, en Colombia; Papá Doc, en Haití; Anastasio Somoza, en Nicaragua; Rafael Leonidas Trujillo, en Santo Domingo, y Fulgencio Batista, en Cuba. Era tan abundante la producción continental de “Doñas Bárbaras” masculinos, que Gabriel García Márquez ha narrado esta experiencia de exiliado en París, y con ella cierro estas alocadas memorias:

“Éramos tantos los fugitivos, de tantos patriarcas simultáneos, que el poeta cubano Nicolás Guillen se asomaba todas las madrugadas a su balcón del hotel Grand Saint Michel, en la calle Cujas, y gritaba en castellano las noticias de Latinoamérica que acababa de leer en los periódicos. Una madrugada gritó: ‘Se cayó el hombre’. El que se había caído era solo uno, por supuesto, pero todos nos despertamos ilusionados con la idea de que el caído fuera el de nuestro país”
Juventud Rebelde Digital
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Zenia -

ADALYS. TU PÁGINA TAMBIÉN ESTABA FUERA EN ESTE MINUTO.
TAMPOCO HE PODIDO VISITARTE. SOLO HE PODIDO LLEGAR A TENESOR. ¡DIOS MÍO. BLOGIA NO ME DEJARÉ COMUNICARME CON MIS AMIGOS¡

Zenia -

ÓSCAR. INTENTÉ ENTRAR A TU PÁGINA AHORA Y NO HE PODIDO, ME DA QUE ESTÁ FUERA, INTENTARÉ DESPUÉS. UN ABRAZO.

Zenia -

UN ABRAZO A TODOS
ADALYS. ASÍ ES. A mí particularmente es un libro que me gusta mucho, pues más allá de una novela de amor -el triángulo Santos Luzardo, Doña Bárbara- Marisela- muestra la vida latinoamericana con sus hacendados y peones, las costumbres y tradiciones de un continente.
Doña Bárbara se me parece a muchas mujeres de mi país que vivieron aquella época y tenían ellas mismas sus tierras, ganado... manejaban y administraban los recursos.
ÓSCAR. TE ASISTE RAZÓN. Hay una historia parecida para la América Nuestra desde la conquista y saqueo por parte de la metrópolis española, con sus luchas de independencia después, sus repúblicas y la entrada norteamericana en nuestro mundo. Ahí están los patriarcas, coroneles a lo Aureliano Buendía.... es hermosa la historia de esta parte del mundo. Un abrazo.
TENESOR. HOLAAAAA AMIGO. ME AGRADA QUE TE HAYA PICADO EL BICHITO DE LA CURIOSIDAD. ME PARECIÓ SABROSO ESTE ESCRITO Y POR ESO LOCOMPARTO CON USTEDES. UN ABRAZOTE
DUARTEEEEE.¡CUÁNTO TIEMPO SIN SBER DE TI¡ Pues bueno, nunca es tarde para reencontrarte con este triángulo de amor en Doña Bárbara y con la vida de monteros, peones y las noches estrelladas de latinoamérica.

Duarte Manzalvos -

¡Hola, Zenia! No he leído nada de Rómulo Gallegos (lo reconozco, no sin cierta vergüenza). Tal vez sea el momento de ponerme a ello.
Besos!!

Tenesor -

Como me sigan recomendando títulos tan interesantes, no sé de dónde voy a sacar tiempo para leer todo lo que quiero. De momento, lo iré apuntando todo en mi libreta de próximas lecturas.
Ahora bien, que conste, Zenia, que me dejas con los dientes largos.
Un abrazo desde Canarias.
Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

óscar pita-grandi -

(no sé si aparecerá por duplicado este comment, puesto que la máquina tuvo un calambre.)
Sabes que nuestras historias (la de los paises latinoamericanos) es bastantae parecida al punto que ha sido casiimposible no dibujarla por medio, inlcuso, de la literatura. Me has hecho acordar a un libro que hace mucho no cojo y creo que falta poco para que lo olvide. Voy a buscar a mi "doña".
Besos.

óscar pita-grandi -

Sabes que nuestras historias (la de los paises latinoamericanos) es bastantae parecida al punto que ha sido casiimposible no dibujarla por medio, inlcuso, de la literatura. Me has hecho acordar a un libro que hace mucho no cojo y creo que falta poco para que lo olvide. Voy a buscar a mi "doña".
Besos.

adalys -

Zenia, Doña Bárbara me trae gratos recuerdos de mi infancia, sin dudas, fue un astuto pretexto para volver a reflexionar sobre algunas de las tristes verdades que rondan nuestro continente.
Un beso, amiga.

zenia -

¡BIENVENIDA DAYANA¡

Coincidimos. Su artrículo pone a la luz muchas zonas oscuras y que se repiten en la historia de nuestro continente, como los bombardeos contra el gobierno de Jacobo Arbenz, en Guatemala. Fueron iniciados cuando habló de repartir la tierra a los campesinos que la trabajan.

Dayana Litz -

Hola Zenia!!!
me ha parecido muy bien encaminado el artículo de Rosa Miriam, ella siempre impresiona cada vez que escribe...
"Doña Bárbara"... un libro para autorreflexionar...
He publicado algo sobre la lectura del tarot...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres